Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Obispos de Cuba piden reformas democráticas

EL PAÍS |

Conferencia Episcopal reclama además mejorar los lazos con Estados Unidos

La Habana | AFP

La Conferencia Episcopal de Cuba pidió ayer al gobierno de Raúl Castro que emprenda reformas políticas democráticas, que acompañen a los cambios económicos, en su mensaje más directo al régimen comunista de la isla en dos décadas.

“Las esperanzas de un futuro mejor incluyen también un nuevo orden político”, afirmaron los obispos católicos en una carta pastoral titulada “La Esperanza no defrauda”, publicada en su sitio web (www.iglesiacubana.org).

“Como ha venido ocurriendo en el aspecto económico, creemos imprescindible en nuestra realidad cubana una actualización o puesta al día de la legislación nacional en el orden político”, agregaron. “Actualización” es el nombre que le da el gobierno de La Habana al proceso de reformas económicas.

La Conferencia Episcopal, que preside el arzobispo de La Habana, cardenal Jaime Ortega, destacó que “Cuba está llamada a ser una sociedad plural, siendo la suma de muchas realidades cubanas”, porque “Cuba es la nación de todos los cubanos, con sus diferencias y aspiraciones”.

Diversidad.

“Debe haber derecho a la diversidad con respecto al pensamiento, a la creatividad, a la búsqueda de la verdad. De la diversidad surge la necesidad del diálogo”, añadieron los prelados, que también abogaron por un “diálogo” en favor de la reconciliación nacional”.

La Iglesia Católica, que en la década de 1960 mantuvo tensas relaciones con Fidel Castro, es ahora el único interlocutor del gobierno comunista desde que el cardenal Jaime Ortega y Raúl Castro iniciaron en 2010 un inédito diálogo, cuyo resultado más sonado fue la excarcelación de unos 130 presos políticos.

Los obispos también pidieron a Raúl Castro -quien sustituyó en el mando a su hermano enfermo en 2006- que trate de mejorar los lazos con Estados Unidos, que carece de relaciones diplomáticas con La Habana y mantiene un embargo económico a la isla desde hace medio siglo.

“Se hace necesario considerar las relaciones de Cuba con los Estados Unidos, que durante largas décadas, de diverso modo y de manera constante y profunda, han afectado la vida de nuestro pueblo”, dijo la Conferencia en otra parte de su documento.

“En ese sentido, exhortamos, además, a que se fomenten nuevas iniciativas de diálogo”, dice la carta, la más directa en dos décadas desde que los obispos publicaron en 1993 “El amor todo lo puede”, en el momento más duro de la crisis económica que golpeó a Cuba tras la desintegración de la ex Unión Soviética, en 1991.

Respecto a las reformas económicas de Raúl Castro, que buscan hacer eficiente el agotado modelo económico cubano de corte soviético, los obispos opinaron que éstas han abierto nuevas “posibilidades” a los cubanos para emprender negocios privados y eliminaron “medidas restrictivas que atentaban contra la dignidad de los ciudadanos”.

No obstante, destacaron que esas medidas son “incipientes”. “Queremos ver en todo esto (…) el inicio de un proceso de reformas siempre más amplias en bien de la población y de las nuevas generaciones de cubanos”.

Apremio.

“Esperamos que estas reformas, al igual que otras acciones que consideramos necesarias, lleguen ciertamente a alcanzarse, pues experimentamos apremio en la ciudadanía con respecto a esas aspiraciones, ya que en ello tienen puestas sus esperanzas muchos de nuestros conciudadanos”, dijeron los obispos.

En ese sentido, reclamaron al gobierno medidas para incentivar la “realización personal”, que contribuyan a frenar la emigración de miles de cubanos cada año. En 2012, más de 46.000 personas abandonaron la isla, según las informaciones oficiales.

Emigración.

“Con la falta de oportunidades y la emigración se ha perdido mucho y se sigue perdiendo esa riqueza que está llamada a multiplicarse en Cuba”, expresó la Conferencia, al subrayar que “todo plan de reforma debe contar con esta riqueza humana que también ha costado y cuesta recursos a la nación”.

A tono con la crítica que Raúl Castro formuló en julio ante el Parlamento sobre la “pérdida de valores morales y cívicos” en la sociedad cubana, los obispos reconocieron “con dolor” que “la vida familiar en Cuba se encuentra muy deteriorada”.

“Ante esto consideramos que no son suficientes las medidas de exigencia y de disciplina (de Raúl Castro), sino que se hace apremiante un proceso educativo que favorezca, en todos los cubanos, el deseo de ser buenos”, afirmaron los obispos en su documento.

Nostalgia por los “muñequitos rusos”

La Habana | AFP

Dos décadas después de desaparecer de la televisión en Cuba, los antiguos dibujos animados de los países del ex bloque soviético, los llamados “muñequitos rusos”, están despertando nostalgia entre los cubanos, que han comenzado a coleccionarlos e intercambiarlos.

En La Habana comenzaron a venderse con éxito camisetas y bolsas impresas con los personajes de programas infantiles de televisión de la ex Unión Soviética, la ex Checoslovaquia, la ex Alemania Oriental, Polonia, Hungría y Bulgaria, que entretenían a los niños cubanos hasta fines de la década de 1980.

Series animadas como la polaca “Lolek y Bolek”, las soviéticas “Mashinka y el oso” y “Nu, pogodi!”, la checa “Los Chapuceros y la húngara “Gustavo” cautivaban a los niños en la isla, en una época en que raramente se veían en la televisión cubana los personajes de Walt Disney -conocidos en el resto del mundo, como Mickey, Tribilín o Donald- por efecto del embargo estadounidense.

“Noté que la gente se entusiasmaba y pensé que podría funcionar, pero el alcance que ha tenido es mucho mayor del que pudimos prever”, contó Darwin Fornés, quien diseñó las coloridas camisetas, que son impresas en un taller estatal de serigrafía de La Habana Vieja.

Su proyecto “Chamakovich” (fusión de chama, niño en Cuba, y del patronímico ruso Kovich) despertó el interés de los visitantes en la Feria de Artesanía Arte en La Rampa, que funciona estos días en La Habana, donde el primer lote de 300 camisetas, con cinco diseños diferentes y a cinco dólares cada una, se agotó rápidamente.

“Estas imágenes tienen mucho valor simbólico, me traen recuerdos de la infancia, y eso es lo que le sucede a la gente”, explicó el diseñador de 28 años, quien vestía una camiseta amarilla con el lobo y la liebre de “Nu, pogodi!” (¡Me las pagarás!).