Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Obispo rechaza “cacerías de brujas”

EL PAÍS |

“Matrimonio entre homosexuales es imposible”, afirmó

El obispo de Canelones, Alberto Francisco Sanguinetti, se manifestó en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo, tal cual autoriza el proyecto que se aprobó en la Cámara de Diputados con los votos de todos los partidos políticos.

“Es imposible que haya matrimonio de varón con varón y de mujer con mujer. Si se quiere que haya algún pacto o contrato entre personas del mismo sexo, búsquese otro nombre, porque nunca será un matrimonio”, aseguró el obispo.

Según explicó, “no puede ser igual cualquier tipo de unión -aún estable- de varón con varón y mujer con mujer, porque la actuación sexual que hagan no es capaz de procrear”.

La norma aprobada en la Cámara Baja crea la “progenitura jurídica”, por la cual las parejas homosexuales acuerdan que se harán cargo de las obligaciones y los derechos de la paternidad antes de realizar una reproducción asistida. Los hijos adoptados podrán conocer la identidad de sus padres, salvo en los casos que se conciban por fertilización in vitro, ya que la identidad de los donantes de esperma está protegida por la ley de Reproducción Asistida.

Para Sanguinetti, hablar de matrimonio igualitario -aplicado a algún tipo de unión o pacto de varón con varón o mujer con mujer- “es una mentira y una imposibilidad real”.

El obispo sostuvo que el hecho “de imponer por ley una mentira de que sea un matrimonio un pacto de dos varones o dos mujeres es una grave injusticia con los jóvenes y las nuevas generaciones, que tienen el derecho a que la sociedad los eduque en la verdad de las conductas sexuales”.

También dijo que “no se arreglan los problemas de los adultos con leyes voluntaristas que impongan una realidad que no existe. Tampoco con cacerías de brujas, con epítetos de homofóbicos y otras discriminaciones a quien piense distinto”.