Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Obispo pide que ley se revea en Parlamento

MONTEVIDEO PORTAL |

De votos y devotos

El obispo de Melo,Heriberto Bodeant, pidió a los católicos “seguir proclamando el valor de la vida”, y señaló que, pese a que no se alcanzaron los votos necesarios para convocar un referéndum contra la ley que despenaliza el aborto, “el tema puede ser replanteado en el Parlamento de darse en el futuro otras correlaciones políticas”.

A través de una nota publicada en la página web de la Diócesis de Melo, su obispo,Heriberto Bodeant, reflexionó sobre la convocatoria electoral del domingo, donde no se alcanzaron el 25% de los votos del padrón electoral para realizar un referéndum contra la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

En la nota, Bodeant recuerda que no se llegó a los votos necesarios (apenas votó el 8,88% del padrón), pero señala que, “al no hacerse referéndum, no hay pronunciamiento popular por sí o por no”, por lo que “el tema puede ser replanteado en el Parlamento de darse en el futuro otras correlaciones políticas”.

En ese sentido, Bodeant apunta que “muchos de quienes han votado la ley han manifestado que no quieren el aborto (por lo que) es posible que haya voluntad en el Parlamento y en otros ámbitos de Gobierno para impulsar medidas de apoyo a las embarazadas que se encuentran en situaciones más difíciles, de modo que no tengan que recurrir al extremo de eliminar la vida humana que está creciendo dentro de ellas”.

El religioso saludó a quienes participaron de la instancia electoral “con mucho empeño e ilusión”, por “haber sido coherentes con su convicción en la defensa de la vida, o, al menos, por apoyar a que este delicado tema fuera sometido a una consulta democrática”.

Bodeant dijo que hay quienes piensan que el número de votantes fue pequeño, pero recordó los Evangelios, donde en Mateo 13,33, se dice que “el Reino de los Cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó toda la masa” (Mateo 13,33). Los cristianos estamos llamados a ser fermento en la masa”.

El obispo melense invitó a los católicos a “seguir proclamando el valor de cada vida y trabajando, a través de la acción de todos los miembros del Pueblo de Dios, especialmente los laicos, insertos en el mundo, en la sociedad, como “levadura en la masa”, para que todos nuestros semejantes tengan vida digna y para que todos los que han sido concebidos encuentren su lugar en la mesa de la vida y puedan también unirse a la búsqueda del bien común”.