Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios “No pongan palos a la educación privada”, reclamó monseñor Galimberti

AICA |

http://www.aica.org/24660-no-pongan-palos-la-educacion-privada-reclamo-monsenor-galimberti.html

El obispo de Salto, monseñor Pablo Galimberti, cuestionó que el Estado garantice la libertad de enseñanza en forma escrita en la Constitución, pero no la favorezca en la práctica. “Hay muchas maneras de negar el ejercicio de la libertad”, aseveró el Obispo en su columna semanal en el diario Cambio, de lo que se hizo eco la oficina de prensa del episcopado uruguayo.
Imprimir Enviar por mail | Comparte:
El obispo de Salto, monseñor Pablo Galimberti, cuestionó que el Estado garantice la libertad de enseñanza en forma escrita en la Constitución, pero no la favorezca en la práctica. “Hay muchas maneras de negar el ejercicio de la libertad”, aseveró el Obispo en su columna semanal en el diario Cambio, de lo que se hizo eco la oficina de prensa del episcopado uruguayo.

“Mientras la Constitución de la República (en su artículo 68) garantiza la libertad de enseñanza”, señaló el obispo de Salto, el Estado “ofrece una enseñanza estrictamente laica, entendida al estilo uruguayo, o sea, una enseñanza donde se enseñan las materias de las distintas áreas del saber: letras, ciencias, etc., pero donde está prohibido enseñar religión: católica, evangélica, judía u otras”. “Esto puede parecer extraño en nuestro país, pero no lo es en otros países del mundo, donde la libertad no solo se proclama por escrito sino que también se la favorece en la práctica”, sostuvo el Obispo.

El obispo uruguayo trae al recuerdo la carta que el ministro socialista de educación de Francia, Jack Lang, escribió al escritor marxista Régis Debray, en la que le expresa que le parecía necesario “reexaminar el lugar dedicado a la enseñanza del hecho religioso”, agradeciéndole algunas propuestas al respecto. El ministro indicó que “una escuela auténtica y serenamente laica debe dar a cada alumno acceso a la comprensión del mundo. Así se ha encarado siempre la evocación de las religiones, como hechos de civilización. Contrariamente a un prejuicio tenaz, nuestros programas lo atestiguan desde hace tiempo”.

“Sería importante que esto lo tuvieran en cuenta los legisladores que propusieron suprimir las exoneraciones a las escuelas, equivocadamente denominadas ‘privadas’, ya que sería mejor llamarlas ‘públicas’ pero de gestión privada”, destaca monseñor Galimberti.

El obispo de Salto asegura que en el liceo Francisco, ubicado en la periferia de Paysandú, al igual que en el liceo Jubilar de Montevideo, “se respetan todas las posiciones” y que al tiempo que “ejercemos nuestra libertad para proponer nuestra concepción cristiana de la persona, la familia y la convivencia, respetamos las otras opciones, también la estrictamente laica, que no es la única”. “Solo que entendemos la laicidad de modo positivo, no restrictivo o negativo”, aclara.

Texto completo de la columna de Mons. Galimberti
Hay muchas maneras de negar el ejercicio práctico de una libertad. Me refiero en concreto a la libertad de los padres de elegir para sus hijos la enseñanza que armoniza con sus convicciones morales, éticas, religiosas o filosóficas.

Eso está claramente expresado en el artículo 68 de la Constitución de la República, que garantiza la libertad de enseñanza: “Todo padre o tutor tiene derecho a elegir, para la enseñanza de sus hijos o pupilos, los maestros e instituciones que desee.”

Claro y contundente. Pero resulta que el estado ofrece una enseñanza estrictamente laica, entendida al estilo uruguayo, o sea, una enseñanza donde se enseñan las materias de las distintas áreas del saber: letras, ciencias, etc. Pero donde está prohibido enseñar religión: católica, evangélica, judía u otras.

Esto puede parecer extraño en nuestro país, pero no lo es en otros países del mundo, donde la libertad no solo se proclama por escrito sino que también se la favorece en la práctica.

Una amiga que hoy está casada y vive con su esposo e hijos en Salto, estudió en Bélgica donde residía su familia por motivos de trabajo de su padre. En su escuela, en un determinado día de la semana, estaba previsto que los alumnos se distribuyeran libremente según las opciones de sus padres: unos iban con el rabino, otros con el pastor o pastora, otros con el sacerdote o una catequista, etc. Aclaro además que se trataba de una escuela del estado.

Para una mentalidad uruguaya de cuño laicista resulta casi marciano lo que en el año 2001, el ministro de educación de Francia, Jack Lang, escribía a Régis Debray, entre otras cosas: “Luego de años de estudio usted acaba de publicar una importante obra Dios, un itinerario sobre el conocimiento de las religiones. Usted aborda la cuestión de la enseñanza de las religiones en la escuela. La República, con buen derecho, no reconoce ningún culto. ¿Debe por eso rehusar conocerlos? se plantea usted. Me ha parecido necesario reexaminar el lugar dedicado a la enseñanza del hecho religioso. Le agradezco que me haga llegar algunas propuestas al respecto.”

Según este ministro, que prologa un análisis que desarrolla Régis Debray, “una escuela auténtica y serenamente laica debe dar a cada alumno acceso a la comprensión del mundo. Así se ha encarado siempre la evocación de las religiones, en cuanto hechos de civilización. Contrariamente a un prejuicio tenaz, nuestros programas lo atestiguan desde hace tiempo”.

Considero suficientes estas expresiones sobre un tema que entre los uruguayos sigue siendo tabú. Pero sería importante que esto lo tuvieran en cuenta los legisladores que propusieron suprimir las exoneraciones a las escuelas, equivocadamente denominadas “privadas”, ya que sería mejor llamarlas “públicas” pero de gestión privada.

En nuestro Liceo Francisco ubicado en la periferia de Paysandú, al igual que en el Liceo Jubilar de Montevideo, no se indaga como condición de ingreso, cuál es la religión de la familia que presenta al chico. Se respetan todas las posiciones. Y a la vez que ejercemos nuestra libertad para proponer nuestra concepción cristiana de la persona, la familia y la convivencia, también respetamos las otras opciones, también la estrictamente laica, que no es la única. Sólo que entendemos la laicidad de modo positivo, no restrictivo o negativo.

Todavía hay un camino para seguir tendiendo puentes antes de levantar muros.+