Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios “Ni la delincuencia, ni la droga, ni la inseguridad tendrán la última palabra”

LA REPÚBLICA |

CON LA MISA Y CON EL MENSAJE DEL CARDENAL STURLA, SE CERRÓ LA SEMANA MÁS IMPORTANTE PARA LOS CRISTIANOS

“Qué lindo que es la fe cristiana, la victoria sobre el pecado y la muerte. También hoy, creemos y sabemos que ni la delincuencia, ni la droga, ni la inseguridad tendrán la última palabra de la historia. La última palabra es de Cristo resucitado, que ha vencido el pecado y la muerte. ¡¡Felices Pascuas!!”

Con esas palabras saludó el arzobispo de Montevideo, cardenal Daniel Sturla, por la fiesta de la Pascua, que comenzó a celebrarse en la noche de este sábado 31 de marzo y se extendió por todo este domingo, no sólo en iglesias y parroquias, sino en familia.

En un video difundido por el canal de la Iglesia Católica de Montevideo -ICMtv- el cardenal se dirigió a los uruguayos desde el Cementerio del Buceo, cerca del panteón de su familia. Allí comentó que, cuando era chico e iba al cementerio, pensaba en el día de la resurrección final. “Imaginaba que saltarían las tapas de todas las tumbas y nos reencontraríamos en una gran fiesta y allí conocería a mis abuelos y a otros”, relató.

El amor supera a mal

En tanto, unas horas después, el mismo sacerdote presidió la Misa de Pascua en la Catedral Metropolitana, la que concelebraron los P. Juan González y Mauricio Cabral.

En esta oportunidad, Sturla inició diciendo que “no se puede recibir la Pascua de forma triste porque ni el mal, ni el pecado, ni la muerte tienen la última palabra” y agregó que “hay una superación del mal por el amor, porque Cristo ha triunfado y con Él todos resucitamos”.

El cardenal remarcó que “vale la pena vivir más allá de las dificultades del camino” y sostuvo que “el fruto de la Pascua es dulce”.

Continuo el arzobispo, ante una Catedral colmada, indicando que “sabemos que no es fácil perdonar, pero es el único camino. Hay que pedirle a Dios que nos ayude al perdón”.

Finalizó enfatizando que “quiera Dios que podamos vivir estas Pascuas como una renovación en nuestras vidas”.

Con la espectacular interpretación del Aleluya por parte del Coro Profundis, finalizó la Misa de Pascua y la Semana Santa, la semana más importante para los cristianos.

La alegría de la resurrección

La Vigilia Pascual es la “madre de todas las Vigilias”, con una solemnidad y riqueza únicas. En la Catedral de Montevideo cientos de personas –adultos y jóvenes- se reunieron para participar en la noche de este sábado en la ceremonia presidida por el cardenal Sturla, que en su homilía invitó a confiar más en el Señor.

Una de las partes más significativas e la homilía fue al comienzo, cuando el templo estaba a oscuras, apenas se podían distinguir los bancos repletos. Los celebrantes se ubicaron al fondo, casi contra la puerta abierta, y dieron comienzo con la liturgia de la luz o lucernario. El cardenal bendijo el cirio pascual donde figuran la cruz, el alfa y el omega –principio y fin- y el año en curso, y luego lo encendió. De allí se prendieron las demás velas y unos a otros todos los presentes se fueron pasando la luz de Cristo, que dio un color diferente a la Catedral. Luego siguió la ceremonia.

Al terminar, unos a otros se saludaron felices, compartiendo la alegría de la resurrección, esa que da razón a la fe.