Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios MSP estima que ley de voluntad anticipada tendrá poca adhesión

EL OBSERVADOR |

Permite expresar deseo de suspender tratamiento en etapa terminal

“Mil situaciones conflictivas” se dan hoy en centros de tratamiento intensivo (CTI) entre médicos, familiares y pacientes, que discuten acerca de la opción de prolongar la vida en los últimos momentos. Unos 22 mil uruguayos ingresan al año a CTI y cerca de 4.500 mueren. En buena parte de esos casos hay que tomar una decisión: ¿se deben seguir brindando alternativas terapéuticas cuando ya es evidente que no hay posibilidades de revertir una enfermedad? ¿En qué momento se debe priorizar la calidad de vida?

Esos momentos son “tensos” y “frecuentes”, contó Álvaro Giordano, un médico que integra la comisión asesora en medicina intensiva del Ministerio de Salud Pública (MSP). Giordano, que participó de la redacción del decreto reglamentario de la ley de voluntad anticipada, consideró ayer en una reunión con periodistas que la norma reducirá los conflictos.

La duda que se plantea en los CTI también se da en salas de medicina o incluso en el domicilio del paciente. Y la ley de voluntad anticipada lo que hace, en esencia, es trasladar la decisión a la persona para que sea ella misma quien lo resuelva cuando aún está en plena conciencia de sus actos.

Desde el punto de vista médico, la ley es una “herramienta” que da apoyo y respaldo al personal de salud en esos momentos de indecisión. Más aún luego de lo que provocó el caso de los enfermeros procesados por homicidio, que llevó a muchos médicos a realizar “encarnizamiento terapéutico” por “miedo” a reclamos, afirmó Giordano. Esa práctica, al igual que la eutanasia, son “extremos” que están prohibidos.

La ley de voluntad anticipada fue aprobada en 2009 y su reglamentación se publicó recién a fines de 2013. Todavía hay mucho desconocimiento al respecto, por lo que las autoridades del MSP organizaron el encuentro con comunicadores para difundir los aspectos prácticos relativos a la normativa.

Según explicaron, algunas personas expresaron su voluntad antes de la reglamentación de la ley a través de actas notariales. Si bien ese mecanismo sigue siendo válido, ahora está habilitado un formulario que se puede completar en forma gratuita y entregar en las instituciones sanitarias para que se adjunte a la historia clínica.

Aún así, las autoridades del MSP admitieron que no tienen expectativas de que mucha gente aproveche el derecho de manifestar su voluntad anticipada. En los países que llevan años con leyes similares los porcentajes son “muy bajos”. Lo máximo a lo que se puede aspirar es lo logrado en Cataluña, España, donde el 17 % de la población se expresó. Esto sucede, opinó Giordano, por “el mecanismo de negación que permite ser felices”. “La gente no quiere pensar en estas cosas”, agregó.

Elena Clavell, directora del Sistema Nacional Integrado de Salud, aclaró que no se llevará un registro de esto porque “no es necesario”.

Formulario

“Si tuviera una enfermedad incurable en estado terminal, me opongo/no me opongo a la aplicación de tratamientos y procedimientos médicos que prolonguen mi vida, perjudicando la calidad de la misma”. Ese es el texto principal del formulario de voluntad anticipada, que se puede pedir en las instituciones o en el MSP, para completarlo y entregarlo en el centro de salud en el que el usuario se atienda.

La persona debe ser mayor de edad y nombrar al menos a un representante para que eventualmente hable en su nombre. También debe haber dos testigos que den fe de que el formulario se completó voluntariamente. Es posible modificar o revocar la declaración llenando un nuevo formulario, y elegir otros representantes.

Independientemente de la decisión que tome, la persona tiene derecho a recibir cuidados paliativos, obligatorios en todo el sistema de salud. Eso incluye la atención integral de él y su familia, tanto de problemas médicos como no médicos, y el tratamiento de todos los síntomas, especialmente el dolor.

No es eutanasia

La eutanasia es la administración de drogas tóxicas y que por tanto interrumpen la vida. Está prohibida por ley. En la voluntad anticipada es la enfermedad y no la actuación del profesional lo que produce la muerte.