Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios MSP ayuda a las mutualistas a sortear los ”cuellos de botella” de la ley de aborto (se admite objeción de ideario)

EL OBSERVADOR |

Ante un auditorio atento y preocupado, integrado por los representantes de las mutualistas e instituciones de salud, un equipo del Ministerio de Salud Pública (MSP) intentó transmitir tranquilidad sobre la aplicación de la ley que despenaliza el aborto, cuyo texto reglamentario se presentó ayer y entrará en vigencia dentro de 10 días hábiles.

“Hicimos la reglamentación pensando en que los cuellos de botella (que prevé la ley) no ahorquen”, expresó la directora de Salud Sexual y Reproductiva del MSP, Leticia Rieppi. La directora del Sistema Nacional Integrado de Salud, Elena Clavell, agregó que la idea fue “contemplar los derechos de la mujer y la realidad institucional sin violentar la voluntad del legislador”.

Esa intención se plasmó, por ejemplo, en mayor flexibilización respecto a lo que plantea la ley sobre el equipo interdisciplinario que debe asesorar a la mujer en su segunda consulta. El MSP estableció que los integrantes del equipo (un médico, un especialista en salud mental y otro del área social) no necesariamente tendrán que coincidir para atender a una usuaria, sino que podrán “dar una respuesta conjunta” tras una “actuación articulada”. Lo importante es que la usuaria vea a los tres especialistas.

El espíritu de esa incorporación es no condicionar el proceso (que ya de por sí tiene los plazos ajustados) a que tres personas logren reunirse un mismo día en un lugar.

Otro de los cuellos de botella es cómo garantizar el servicio en el interior profundo. En el caso de ASSE, el MSP y el prestador de salud estatal están “armando un sistema” para “aprovechar la red” ya desplegada de servicios sociales como los centros CAIF u otros estatales, donde hay especialistas al alcance de las usuarias.

Para las mutualistas, el MSP elaborará una serie de recomendaciones sobre qué recursos humanos prever en este tiempo en el que aún no se sabe cuál será la respuesta de las mujeres. Clavell dijo a El Observador que un equipo técnico trabaja en estimar la “demanda esperada”, para lo cual mirarán la experiencia internacional.

Sobre todo en los lugares con menos disponibilidad de especialistas, las instituciones tendrán el “desafío” de coordinar sus recursos para que las mujeres que viven lejos de los centros de salud no deban trasladarse más de una vez. Clavell aseguró que los centros departamentales de salud del MSP “ayudarán” en ese sentido.

Las autoridades entregaron a los prestadores un borrador del Manual de procedimientos para el manejo sanitario de la interrupción voluntaria, que amplía el decreto reglamentario. A su vez, el viernes entregarán una guía que especificará aspectos técnicos de la realización del aborto en función de las características de la consultante.

 

La reglamentación

Objeción de ideario

El texto reglamentario incorpora a la ley la posibilidad de que las instituciones declaren “objeción de ideario” para realizar abortos (no para el resto del proceso). Es la opción institucional al derecho a objeción de conciencia que tiene el personal de salud. Las empresas deben manifestarlo en 15 días ante la Junta Nacional de Salud (Junasa) y coordinar con una institución para derivar allí a sus usuarias que deseen abortar. Por ahora, las que han expresado públicamente su intención de no realizar abortos son el Círculo Católico y el Hospital Evangélico.

Cuarta consulta

El decreto explicita lo que deben hacer los especialistas en cada una de las tres consultas del proceso de interrupción voluntaria. Agrega una cuarta consulta ante un ginecólogo para controlar que el procedimiento haya salido bien, orientar a la usuaria en el uso de anticonceptivos, y registrar la información del caso.

Cambio de institución

Las mujeres que transcurran un proceso de aborto tendrán más facilidades para cambiar de institución, informó ayer El País. Será para los casos en que aleguen “pérdida de confianza” respecto a la institución donde se atienden. En vez de 10 días, como está previsto en el decreto 177 de cambio mutual, las mutualistas tendrán 24 horas para procesar el trámite. Se pretende “acelerar” los pasos para las mujeres que ya “están afectadas por la interrupción de su embarazo”, dijo Luis Gallo, presidente de la Junasa.

Solo con fármacos

El MSP sigue la recomendación de la Organización Mundial de la Salud y adhiere a que el método más seguro y eficiente para abortar es la combinación de misoprostol y mifepristona. Por tanto, el método a indicar será este a menos que la circunstancia amerite la aspiración quirúrgica del feto. Raquel Ramilo, subdirectora de la Dirección General de Salud, explicó ayer que se importará de forma urgente a un laboratorio indio un blíster que combina 250 gramos de mifepristona y cuatro dosis de 200 gramos de misoprostol. En principio estará disponible solo en farmacias hospitalarias bajo prescripción médica, y se hará una “estricta farmacovigilancia” ya que el fármaco aún no está registrado.

Aborto en casa

La dispensación de estos fármacos será ambulatoria, con lo cual las mujeres no deberán internarse para abortar y podrán hacerlo en su domicilio, bajo seguimiento médico. Tendrán a su disposición la línea 0800 3131 (Sida, sexualidad y derechos) para asesorarse y consultar en caso de dudas de haber realizado bien el procedimiento.

Precios ya fijados

Las consultas con ginecólogo ya están reguladas y valen $ 58. El tique moderador de los fármacos costará alrededor de $ 120. Las rutinas que indique el ginecólogo ya son gratuitas para las embarazadas. Lo más caro es la consulta al equipo interdisciplinario, pero el MSP planea exonerar a la usuaria de ese pago.