Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Médicos familiares piden mayor intervención en abortos

180.COM.UY |

Los médicos de Medicina Familiar y Comunitaria propusieron participar en todas las etapas de la interrupción voluntaria del embarazo.

Según la normativa actual, estos especialistas solo pueden participar al principio y al final del proceso. (IVE 1, IVE4), pero no pueden integrar el equipo interdisciplinario que asesora a la paciente ni recetar la medicación para la interrupción.

La propuesta surge como respuesta al fallo del Tribunal de lo Contencioso Administrativo que determinó que los médicos podrán hacer valer sus convicciones filosóficas o personales ante las mujeres que quieren abortar. Además, todo profesional médico o técnico podrá hacer vales su objeción de conciencia en cualquier momento antes o después del aborto.

La doctora Jaqueline Ponzo, presidenta de la Sociedad Uruguaya de Medicina Familiar y Comunitaria (Sumefac) explicó a No toquen nada la propuesta.

“Lo que ponemos es nuestra disponibilidad para buscar soluciones pudiendo participar de todas las etapas que se establecen para encaminar el procedimiento. La propuesta es no tener esa discontinuidad que hay hoy que impide que especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria, que en muchos casos es el médico de referencia de la paciente, no puede participar en una etapa fundamental que es cuando la mujer confirma su decisión e incluso en el momento de la administración del misoprostol, la droga indicada para implementar la interrupción”, desarrolló Ponzo.

La especialista contó que Medicina Familiar cuenta con 450 especialistas, los que debido a su formación no podrían realizar intervenciones quirúrgicas, pero sí recetar la medicación.

“La mayoría de las intervenciones voluntarias del embarazo en el período previsto no requieren intervención quirúrgica, son fundamentalmente procedimientos médicos”, añadió.

En el comunicado de la Sumefac se sostiene que “la objeción de conciencia, siendo un derecho de los profesionales, puede vulnerar derechos de las mujeres” y añaden que ofrecen su compromiso “para ser parte de la solución”.

Ponzo destacó el rol de los especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria.

“Trabajamos con la población en todo lo que tiene que ver con la salud sexual y reproductiva, no solamente lo que es métodos anticonceptivos pudiendo indicarlos y hacer los seguimientos adecuados, sino también los aspectos de la sexualidad, de la diversidad sexual, del seguimiento y tratamiento más efectivo también descentralizado de las enfermedades de transmisión sexual. Entonces en base a eso es que creemos que hay un potencial muy importante para trabajar esto desde el primer nivel de atención, con profesionales competentes que son los que puede ofrecer esta disciplina”, señaló la doctora.

En ese marco, la sociedad de Medicina Familiar y Comunitaria propone participar en todo el proceso de interrupción voluntaria del embarazo. El comunicado plantea “ampliar el perfil profesional habilitado para intervenir en las diferentes etapas de interrupción voluntaria de embarazo”, hoy restringida a los médicos ginecólogos.

Ponzo afirmó que debería darse esa discusión legal y que iniciaron un diálogo con el Ministerio de Salud Pública.

“Sabemos que está normatizado que los equipos estén constituidos como lo están hoy, no solamente por la reglamentación sino el marco de la ley, pero hemos pensado que hay aspectos interpretativos de la ley que podrían dar lugar a la participación. La ley lo quiere garantizar es que sean profesionales competentes y creemos que esa interpretación de la ley en nuestra especialidad tiene cabida, lo que amerita por lo menos el estudio y la discusión”, consideró Ponzo.