Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Más de 4.000 abusos sexuales de religiosos a niños [Opinión]

LA REPÚBLICA |

Por: David Gilbert, Analista

Una investigación en Australia ha revelado que desde 1980 se han registrado 4.444 casos de abuso sexual infantil a manos de religiosos, y siete por ciento de los sacerdotes de la Iglesia Católica en el país han sido acusados por ese delito entre 1950 y 2010.

Aunque el problema de abusos en la Iglesia Católica ha sido ampliamente difundido en todo el mundo en años recientes, el asunto apenas sale a la luz en Australia. La Comisión Real de Respuesta Oficial a los Abusos Sexuales a Menores en Australia creada para examinar las respuestas institucionales ante el abuso sexual de menores publicó las impactantes cifras.

Estos datos no sólo sacan a relucir el problema de abusos infantiles en Australia, sino que también dejan ver lo mucho que trabajaron las autoridades de la Iglesia para cubrir los crímenes, quienes ignoraron o incluso castigaron a los niños que se atrevieron a contar lo que sufrían, explicó Gail Furness, abogada asistente de la Comisión investigadora en Sidney.

Estas son algunas de las terribles estadísticas que reveló el reporte:

– 4.444 casos reportados entre 1980 y febrero de 2015

– 7 por ciento de sacerdotes de la Iglesia Católica acusados entre 1950 y 2010

– 10,5 es la edad promedio de presuntas niñas víctimas de los abusos, mientras que el número es de 11,5 en el caso de los varones

– 1.880 presuntos perpetradores

– 40 por ciento de los miembros de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios fueron acusados de abuso

– 33 años pasaron para que algunas víctimas denunciaran los abusos o buscaran una compensación

– 1.000 instituciones en Australia han sido identificadas en las acusaciones de abuso sexual

Furness dijo que las declaraciones realizadas por los niños y niñas víctimas de abuso eran “tristemente similares”, y señaló que “los documentos no fueron guardados, o incluso fueron destruidos. Los secretos crecieron, así como los encubrimientos”.

En algunos casos, los religiosos que cometieron los abusos sólo fueron transferidos de una parroquia a otra, sin informar sobre las acusaciones en su contra, explicó Furness.

En 2014, el Vaticano rechazó una solicitud de la Comisión investigadora para tener acceso a los documentos con información de los religiosos que habían sido acusados de abuso infantil, argumentando que sería “inapropiado proveer tales documentos”.

Sin embargo, las cosas podrían ponerse feas para el Vaticano, ya que se reveló que los detectives que han investigando los casos de pederastia, han enviado sus evidencias a las autoridades para someterlas a revisión; y al parecer el Cardenal George Pell, principal asesor financiero del Papa, está siendo acusado de encubrimiento. Pell fue alguna vez uno de los clérigos más reconocidos de Australia antes de mudarse a Roma en 2014.

Las arquidiócesis de Sidney, Perth, Brisbane, Adelaide, Melbourne y Canberra-Goulurn proveerán evidencias a la Comisión en las siguientes semanas, y se espera que el reporte final sea entregado a finales de este año. La Comisión también está investigando organizaciones no religiosas.

El lunes, Francis Sullivan, director ejecutivo del Consejo de Justicia, Verdad y Sanidad, se refirió al reporte como “impactante”.

“La información es una acusación en contra de clérigos y religiosos que abusaron de niños, pero también es un reflejo de cómo los líderes de la Iglesia no lograron actuar de acuerdo a la ley”, expresó Sullivan.

Chrissie Foster, madre de dos niñas que fueron abusadas, dio su veredicto ante los descubrimientos de la Comisión: “Así es como han protegido a los perpetradores por mucho tiempo, transfiriéndolos, sin pensar nunca en los niños, en que otros pueden ser víctimas y pasar por lo mismo. No han mostrado piedad ni remordimiento. Nada”.