Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Malestar del gobierno con la Iglesia por “partidizarse”

EL PAÍS |
https://www.elpais.com.uy/informacion/politica/malestar-gobierno-iglesia-partidizarse.html

POLÉMICA POR ANÁLISIS SOBRE EL ESTADO DE LA SOCIEDAD

Prosecretario de la Presidencia manifestó a título personal su enojo a Sturla.

El colorado José Batlle y Ordóñez fue quien impulsó la separación de la Iglesia del Estado. “Esa decisión fue de las más avanzadas del mundo”, escribió en su cuenta de Twitter el consejero de Primaria, el frenteamplista Pablo Caggiani. Su comentario apuntó a criticar al cardenal Daniel Sturla y a la Iglesia. Esta institución publicó el miércoles un documento que advierte por una profundización de la fragmentación social en el país, y criticó la falta de resultados educativos por parte de las políticas del gobierno del Frente Amplio.

Esto molestó a varios jerarcas del Poder Ejecutivo y dirigentes frenteamplista según comentaron a El País tres fuentes del partido de gobierno. Tan así es que el prosecretario de la Presidencia de la República, Juan Andrés Roballo, decidió enviarle una carta a título personal al cardenal Sturla.

Pero en la misiva le adelanta que así como él se siente “perplejo”, también lo está otro tanto de personas de su entorno. En la carta de la que Subrayado de Canal 10 divulgó algunas partes, el jerarca de gobierno dice que el relato de la Iglesia es “muy parecido al de los autoconvocados” por el campo, de los que el gobierno considera que tienen intereses políticos electorales.

“Nadie del gobierno pretende que se lo felicite, nadie. Pero en el análisis de la realidad y el mensaje de nuestros pastores en el informativo central de los medios de comunicación, es incomprensible. Y discúlpame la suspicacia, estoy seguro que tú no lo debes de haber advertido, pero hasta el nombre del documento coincide con la consigna del sector “Todos” (de Luis Lacalle Pou) del Partido Nacional”, dice el texto obtenido íntegramente por El País.

Roballo es un dirigente del Partido Demócrata Cristiano (PDC) y de familia cristiana. El prosecretario de la Presidencia le recordó a Sturla los números históricos sobre la baja de la pobreza y la indigencia recientemente publicados, así como otros datos de organismos internacionales que destacan a Uruguay dentro del continente.

Luego dice que al ver sus explicaciones en un informativo de televisión la siguiente noticia fue la de un párroco de Punta del Este que salió denunciando “inseguridad” por el robo a un sacerdote argentino.

“¡Discúlpame, pero así es muy difícil! Seguro que este mensaje no es agradable, pero me siento en la obligación de transmitírtelo a ti primero que a nadie. Tampoco fue agradable para esta familia y lamentablemente estoy recibiendo bastantes mensajes en ese sentido. Obviamente cuento los de católicos, dejo de lado otros, que te imaginarás, también estoy recibiendo y no sé qué contestarles”, argumentó en la carta.

Malestar.

El enojo que manifestó Roballo por carta privada y a título personal también marca el malestar del gobierno con las apreciaciones de la Iglesia sobre la realidad social uruguaya.

Según dos fuentes del gobierno frenteamplista consultadas por El País ayer en la noche, la relación entre el Poder Ejecutivo y la Iglesia atraviesa un mal momento.

Sturla ha mantenido reuniones con algunos de los jerarcas del gobierno en los últimos meses donde quedaron explicitadas las “profundas diferencias” entre el Ejecutivo y la Conferencia Episcopal del Uruguay.

Uno de los consultados dijo que el documento de la Iglesia presentado por el cardenal Sturla “generó mucha sorpresa”, no solo por el tono con el que estaba elaborado, sino principalmente por los “contenidos y las opiniones políticas” que incluía.

A su vez, el estado público que tomó la carta de Roballo generó diversos comentarios en las redes sociales.

La senadora del Frente Amplio Daniela Payssé apoyó al prosecretario y calificó la carta como una “excelente respuesta” a los planteos de la Iglesia.

En la misma línea opinó el diputado Alfredo Asti: “Parece que la famosa década perdida fue la que se le perdió a Sturla y la Iglesia que no tiene en cuenta los avances desde 2005 a la fecha en baja de la pobreza, indigencia, desigualdad y mejora de los indicadores sociales de salud y de integración social”, escribió el legislador en su cuenta de Twitter.

El consejero de Primaria, Pablo Caggiani, quien ha sido muy crítico con los proyectos educativos católicos como los centros Impulso o Jubilar, dijo que a la nota de Roballo le agregaría el riesgo que implica el planteo de la Iglesia “de una educación concentrada”.

A última hora de ayer El País se contactó con Sturla. Sin embargo el cardenal prefirió no hacer declaraciones sobre el tema.

Uno de los grandes proyectos que el presidente de la República, Tabaré Vázquez, anunció en la campaña fue el de convocar a un gran diálogo social. Allí distintas organizaciones discutieron y presentaron propuestas de mediano y largo alcance.

El cardenal Daniel Sturla dijo que la Iglesia participó en conjunto con otras organizaciones en las mesas sobre educación y presentaron 12 propuestas concretas. Entre ellas la de generar cooperación entre el Estado y la Iglesia para financiar proyectos de educación formal, similares al Liceo Jubilar.

Sin embargo dijo que todos esos proyectos han quedado guardados en un cajón. El documento de la Conferencia Episcopal del Uruguay reflota la necesidad de cooperación con el Estado.

La Iglesia considera que generar reformas educativas es la herramienta central para “tender puentes” y frenar la fragmentación social que dicen que se ha incrementado.

“Apelamos a la sensibilidad y al discernimiento de nuestra clase política, así como la pericia de nuestros técnicos y profesionales en las diversas ciencias sociales, para implementar las políticas públicas necesarias que nos permitan caminar hacia una sociedad cada vez más fraterna”, opinaron los obispos en el documento. Por otro lado la Iglesia lamentó que aún haya personas viviendo en la calle luego de tantos años de bonanza económica en Uruguay. “Es posible que muchos se pregunten hoy por qué a pesar de las mejoras de los últimos años en los indicadores económicos y del impulso dado a las políticas redistributivas, (…) aún subsisten sectores que no han podido acceder a niveles de vida digna”, dice el texto.