Iglesia al día

" El Señor no quiere que pensemos continuamente en nuestras caídas, sino que lo miremos a Él, que en nuestras caídas ve a hijos a los que levantar y en nuestras miserias ve a hijos a los que amar con misericordia. "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Los máximos líderes globales hablaron durante 50 minutos

EL OBSERVADOR |

Visita. Barack Obama acudió a un encuentro con el papa Francisco

El estadounidense se dijo “muy conmovido”. S. Loeb -AFP

Dos de los mayores líderes mundiales, si no los más importantes, se reunieron ayer en el Vaticano, cuando el papa Francisco recibió por primera vez al presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Tras saludarse con un apretón de manos, Obama dijo sonriendo al pontífice: “Es maravilloso conocerle. Muchas gracias”, a lo que el papa respondió en inglés: “Welcome, mister president” (Bienvenido, señor presidente).

Luego, los dos protagonistas y sus intérpretes hablaron durante 50 minutos de asuntos que abarcaron desde la política migratoria hasta el derecho a la vida o la objeción de conciencia.

Al término de la audiencia, Obama y el papa procedieron al tradicional intercambio de regalos, en un ambiente más distendido.

El mandatario estadounidense entregó al pontífice un estuche con semillas de árboles que crecen en el jardín de la Casa Blanca y de cuya madera, explicó Obama, se construyeron las primeras catedrales de América.

Por su parte, Bergoglio entregó a Obama, al igual que al resto de los mandatarios, su primera exhortación apostólica, Evangelii Gaudium (La alegría del Evangelio), y un medallón en bronce que representa al ángel de la paz en bajo relieve.

“Seguro que la voy a leer en el despacho oval cuando esté frustrado y espero que me tranquilice”, afirmó Obama, a lo que el pontífice contestó: “Eso espero”.

Las sonrisas se convirtieron en risas cuando Francisco entregó a Obama una colección de monedas de su pontificado, que se cayeron hasta en dos ocasiones cuando intentaba mostrarlas.

Al despedirse, Obama y Francisco se estrecharon largamente la mano y el mandatario estadounidense le pidió que rezase por él y por su familia que, dijo, le tienen que “aguantar”.

Obama declaró luego que se sintió “muy conmovido por el mensaje de inclusión y de compasión del papa Francisco y profundamente emocionado por sus reflexiones sobre la importancia de contar con una perspectiva moral con la que afrontar los problemas mundiales sin pensar” en intereses personales.

Asimismo anunció que invitó al pontífice a visitar su país, donde se calcula que hay 77 millones de católicos. (EFE)