Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Legisladores oficialistas apoyan investigación para determinar si misa en honor al Día del Ejército violó laicidad del Estado 

BUSQUEDA |

http://www.busqueda.com.uy/nota/legisladores-oficialistas-apoyan-investigacion-para-determinar-si-misa-en-honor-al-dia-del

“Impactante, la fotografía que publicó Búsqueda en la contratapa de su último número: el comandante en jefe del Ejército, de rodillas frente al altar de la Catedral Metropolitana. Una imagen más propia de la Argentina de Onganía (dictador que gobernó ese país de 1966 a 1970) que del Uruguay laico y liberal de los últimos cien años”. Esa frase es la que inicia la columna del diputado colorado Ope Pasquet en Montevideo Portal, difundida el viernes 20.

La indignación y el malestar por la “santa misa” celebrada el miércoles 18 en la catedral de Montevideo a pedido de un grupo de “militares católicos” llevó a que varios diputados de la oposición emitieran una declaración conjunta en la que alertan de un “claro menoscabo” a la laicidad del Estado consagrada en el artículo 5º de la Constitución.

Los diputados colorados Pasquet, Tabaré Viera, Conrado Rodríguez y Fernando Amado firmaron un comunicado en el que anuncian su propósito de promover la comparecencia del ministro de Defensa Nacional ante la Comisión respectiva de la Cámara de Representantes, “para escuchar lo que tenga que decir acerca de la información publicada por Búsqueda”.

El oficio religioso fue presidido por el arzobispo de Montevideo, cardenal Daniel Sturla. En la primera fila estaba el comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, y el comandante de la Fuerza Aérea, Alberto Zanelli, y detrás estaban los generales José Burone, José Alcaín y Alfredo Erramún. Había además docenas de oficiales, todos vestidos con su uniforme de gala.

Los militares no se limitaron a presenciar la misa sino que también tuvieron una participación activa durante la ceremonia (ver Búsqueda Nº 1.867).

Aunque la convocatoria a los oficiales fue voluntaria, el llamado a asistir se hizo a través de los medios institucionales de comunicación. Además, había personal del Departamento de Comunicación Social del Ejército registrando el evento.

Desde el púlpito donde Sturla dio su homilía, Manini Ríos le obsequió un cuadro “en nombre del Ejército Nacional” que buscaba “agradecerle” por haber “presidido esta santa misa, por sus palabras esclarecedoras durante la homilía y por la paz que lleva a cada uno de nosotros”.

Además, el general Burone leyó pasajes de la “Carta de San Pablo a los efesios” y un coronel pidió rezar “al Señor” para que los gobernantes “entiendan que el ‘Evangelio’ es la solución perfecta para todas las crisis y problemas de todo orden que afligen al mundo actual y así actúen y decidan con respeto y justicia cristiana”.

Investigar y explicar.
La senadora del Frente Amplio Constanza Moreira dijo a Búsqueda que los militares pueden participar a título personal de cualquier acto religioso, pero que “no lo pueden hacer a titulo oficial ni usar los mecanismos institucionales de las Fuerzas Armadas para convocar a una ceremonia religiosa. Esto viola el principio de laicidad del Estado”.

“El señor Manini Ríos se extralimita desde su asunción en sus competencias. Compromete al Ejército Nacional en una propuesta de ‘política social’ para los jóvenes que no estudian ni trabajan, cuando si alguien debe hacerla es el Ministerio de Defensa en el Consejo de Ministros. Involucra a la Iglesia católica en el Hospital Militar cuando la construcción del Uruguay del siglo XXI es la de la eliminación de cualquier símbolo religioso en los lugares públicos (especialmente los hospitales)”, señaló Moreira.

“Por supuesto que hay que pedir explicaciones. El señor Manini Ríos está haciendo política, y esto es incompatible con su función”, añadió.

Sobre algunos de los comentarios del cardenal Sturla (que dijo en su discurso que la Iglesia había sido separada “a los empujones del Estado”), la senadora oficialista opinó que se “equivoca”, ya que la separación de la Iglesia católica del Estado “fue un acto de soberanía que resultó en un Uruguay igualitario, laico y moderno”.

Gonzalo Civila, primer diputado del Partido Socialista, dijo a Búsqueda que “todas las personas tienen derecho a participar de la religión que quieran” y que “no solo es lícito sino deseable que tengan esa libertad”.

Sin embargo, advirtió que “es indudable que las instituciones del Estado no deben participar de instancias religiosas” como la referida en la nota de Búsqueda.

“Hacer uso de recursos y jerarquías oficiales, como se dice en la nota, no se adecua a los principios de laicidad del Estado”, sostuvo.

“Del relato se deriva que hay por lo menos una duda sobre el uso de recursos del Estado que no están dentro de los márgenes permitidos. Eso genera preocupación y habrá que averiguar más en profundidad al respecto. Creo que está bien que se investigue y saber bien cuáles fueron las características de este encuentro”.

Los militares con alto rango y con su uniforme oficial “son representantes de esa institución”, dijo Civila, agregando que “hay que analizar las características específicas del uso del uniforme, pero a priori uno diría que da un rol institucional y eso hace un poco de ruido”.

Para el diputado del oficialismo, “el vínculo entre instituciones privadas y religiosas y el Estado tiene que estar bien delimitado para evitar connivencias que contravienen la Constitución. Sobre todo en el caso de los militares, donde hay restricciones claras de las relaciones que pueden tener con las organizaciones civiles”.

“Atropello a la laicidad”.
“Que el Comandante vaya a misa es una cosa, y que se utilice la comunicación institucional del Ejército para invitar a todos sus subalternos a que lo hagan es otra muy distinta. Los bienes públicos no pueden emplearse para promover —ni para combatir— actividades religiosas de ninguna índole”, opinó Ope Pasquet en su columna.

“No sabemos cómo estaba redactada la invitación, pero seguramente quienes la recibieron entendieron que no les habría llegado por la vía por la que les llegó, de no haber contado con el visto bueno —con la bendición, puede decirse— del comandante en jefe. Y una invitación que viene del comandante en jefe es, en el mundo militar, equivalente a una orden”, agregó.

“Tampoco es admisible, por la razón ya indicada, que el registro gráfico de la misa haya estado a cargo de funcionarios del Departamento de Comunicación Social del Ejército”, sostuvo el diputado para agregar que Manini Ríos “se extralimitó”.

Los políticos no fueron los únicos en manifestar su malestar con esa situación. Un grupo de nueve organizaciones “defensoras de la laicidad y el libre pensamiento” emitieron el lunes 23 una declaración en la que señalaron su “preocupación y firme rechazo” ante estos hechos “violatorios de la Constitución”.

Además exigieron la dimisión o la remoción de Manini Rios y Zanelli “por apartarse del orden jurídico”.

“La permanencia de estas jerarquías mancha el nombre de las Fuerzas Armadas y el buen nombre de los militares institucionalistas y respetuosos del Estado laico”, señala la declaración.