Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Las huellas de Francisco

EL OBSERVADOR |

Las huellas de Francisco
Aniversario. En estos dos años de papado destacan su apertura al mundo y su cercanía con la gente

Dos años es muy poco en una institución que tiene 20 siglos de vida, pero igualmente alcanzan para apreciar la figura de Francisco y la huella que dejará en la historia, que ya tiene varios insumos como para poder elegir luego con qué aspectos quedarse.

La primera gran novedad de este pontificado en realidad no es obra suya sino de todos los cardenales, que en las reuniones previas al cónclave donde Francisco fue elegido hicieron énfasis en la conveniencia de reformar la Curia, el gobierno de la Iglesia. Con este fin es que desde hace más de un año un grupo de nueve cardenales de los cinco continentes trabajan intentando concretar el modo de agilizar y desburocratizar la institución.

El objetivo último del papa para la reforma de la Curia es el cambio en los corazones de los que la componen. Así lo aclaró en una entrevista que se divulgó ayer, realizada por la periodista mexicana Valentina Alazraki, apodada la “decana” de los corresponsales en el Vaticano porque hace más de 30 años que trabaja allí.

“Creo que esta es la última corte que queda en Europa (…). Y no lo digo peyorativamente, como una cultura. Y esto hay que cambiarlo, tiene que dejar lo que pueda tener de corte todavía y ser un grupo de trabajo, al servicio de la Iglesia. Al servicio de los obispos. Evidentemente que eso indica una conversión personal”, respondió Francisco a una pregunta sobre sus colaboradores más cercanos.

En este sentido, lo que quiere el papa es que los que trabajan con él le digan las cosas a la cara. “Hay bastantes que lo hacen. Y hay otros que no se atreven, que tienen miedo. Pero hay que dar tiempo al tiempo, ¿no? Yo apuesto a la parte buena de la gente. Todos tienen mucho más de bueno que de malo”, contó a la mexicana.

El foco en las periferias

El ser “del fin del mundo” se convirtió en otra huella de Francisco, no solo por su estilo más abierto y descontracturado en lo personal, sino también en el foco que hace sobre la realidad de la Iglesia: en los dos consistorios de cardenales que celebró hasta el momento nombró purpurados de países tan remotos como Tonga, Birmania o Cabo Verde. O Uruguay, que solo había conocido a un cardenal en toda su historia.

Las designaciones, en palabras del mismo papa, “representan el vínculo inseparable entre la Iglesia de Roma y las Iglesias particulares presentes en el mundo”, vasto y descentralizado como Francisco lo concibe.

En la exhortación apostólica que hizo Francisco, Evangelii Gaudium (La alegría del Evangelio), este rasgo ya se adelantaba cuando afirmaba que las iglesias patriarcales y los obispos pueden “dar una múltiple y fecunda contribución para que el sentido de colegialidad se realice concretamente”.

La proximidad del papa, finalmente, es otro de los grandes rasgos de Francisco, que prefirió quedarse a vivir en Santa Marta para no sentirse solo, y decidió que cuatro veces por semana la gente pueda asistir a la misa que celebra porque eso le “gusta mucho” y le da “un poquito de holgura espiritual”.

Ya casi no llama la atención verlo en fotografías de escenas cotidianas como un almuerzo con empleados vaticanos o conversando con algún sin techo. Y cuando le escribe a alguien o lo llama por teléfono son pocos los que “se aguantan” y no lo cuentan, como dijo él mismo ayer.

Pero el cariño por el otro hace que a Francisco no le importen estas cosas y que acepte las consecuencias cuando el bien de los demás y de la Iglesia lo requieran. “Si siento que yo debo hacer algo, lo hago y corro el riesgo. Y bueno, ¡qué va a hacer!”, dijo ayer a la periodista mexicana. Una definición de su papado en 19 palabras. l

Algunas características del papado

Reforma de la Curia

Emprendió la reforma porque fue una de las determinaciones tomadas por los cardenales antes de elegirlo a él en 2013. Comenzó con la designación de un equipo de nueve purpurados de los distintos continentes, el llamado C9, que trabajan en propuestas concretas para agilizar los mecanismos dentro de la Iglesia y que a veces ofician de consultores del papa. La Curia es el gobierno central de la Iglesia, organizada en dicasterios, que son organizaciones comparables a los ministerios civiles.

Gestiones por la paz

El abrazo entre Francisco, el rabino argentino Abraham Skorka y el líder musulmán Ombar Abboud frente al Muro de los Lamentos en Israel es la mejor imagen de los esfuerzos del papa por lograr la paz. Después de ese histórico encuentro, los líderes políticos israelí y palestino se unieron a él en una jornada de oración en el Vaticano. Cerca de un año antes, millones de personas se habían unido a su convocatoria a una jornada de ayuno y oración para pedir por la paz en Siria.

Camino de unidad

Luego de una ceremonia de oración en conjunto en la catedral ortodoxa de Estambul, en Constantinopla, el papa se inclinó ante el patriarca ortodoxo Bartolomé I y en cierto sentido le pidió su bendición. El vocero de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi, esta semana lo definió como un momento que representaba la “fraternidad y diálogo ecuménico, el gran deseo de la unidad de los cristianos”. Los líderes se comprometieron entonces a esforzarse por lograr la unidad entre cristianos.

Con los más débiles

Desde el primer momento el papa demostró su especial predilección por los pobres y excluidos. Tal vez el primer gesto en este sentido fue la decisión de celebrar la misa del Jueves Santo en una cárcel de menores de Roma. Luego, en todos sus viajes pidió asistir a lugares donde se protege a los que sufren, y es frecuente ver que sale del Vaticano para presentarse en alguna parroquia menos favorecida o para reunirse con los menos agraciados.

Seguido por millones

Una de las misas que celebró en Filipinas batió el récord de convocatoria de fieles, pues participaron entre 6 millones y 7 millones de personas. Juan Pablo II tenía el récord anterior, también en Filipinas, con entre 4 millones y 5 millones de personas en la Jornada Mundial de la Juventud de 1995. Más de 3 millones de jóvenes, también, se reunieron con Francisco en julio de 2013 en Río de Janeiro. En Corea del Sur, donde los cristianos son un quinto de la población, lo acompañaron más de 1 millón de almas.

Cifras

2.003
Tuits. Esa es la cantidad de mensajes que el papa Francisco escribió en Twitter desde que asumió en marzo de 2013. La cuenta fue inaugurada por Benedicto XVI en diciembre de 2012.

19
Millones. El papa es seguido en esa red social por poco más de 19 millones de personas, que lo leen en ocho idiomas: alemán, árabe, español, francés, inglés, italiano, polaco y portugués.

Lo dijo

“Hasta el día de hoy no he perdido la paz. Pero es algo de adentro, como un regalo”

“Yo era muy callejero. Iba, venía por las parroquias, y claro cambiar de hábitos y estar… eso me cuesta un poquito, pero, no, no sé, se arregla, se habitúa”

“Lo tengo que decir, a veces yo me he sentido usado por la política del país. Políticos argentinos que pedían audiencia…”

“Los argentinos nos agrandamos con facilidad. La desmesura argentina, propia de nuestra manera de ser, un poco compadrita, pillada, somos los mejores de América, ese tipo de cosas”

Papa Francisco

algunas frases de su entrevista con valentina Alazraki para televisa, méxico