Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Lágrimas y enojo por traslado en el Jubilar

EL OBSERVADOR |

Gonzalo Aemilius, que estuvo al frente del proyecto durante siete años, será trasladado a una parroquia por decisión del Arzobispo de Montevideo

Cuando Gonzalo Aemilius fue designado director del liceo Jubilar aún era seminarista. Sin embargo no dudó en aceptar la oferta de monseñor Nicolás Cotugno de ponerlo al frente de la institución. Desde 2005, cuando asumió en el cargo, hasta ahora Aemilius solo consechó éxitos en el liceo que se encuentra en la Cuenca Casavalle. El Jubilar es tomado como ejemplo de experiencias educativas en zonas de contexto crítico.

Sin embargo, por decisión del  Arzobispo de Montevideo, Aemilius abandonará su puesto de director en el Jubilar para ser trasladado a la Parroquia San Lorenzo (Puntas de Manga), donde será administrador.

El traslado del sacerdote despertó la indignación y la tristeza de padres, abuelos y alumnos del liceo Jubilar que conocen su trabajo. Incluso las ganas de que Aemilius continúe en el cargo motivaron la creación de una cuenta en Facebook bajo el nombre “Por Gonzalo En Jubilar”.

“Los que conocemos el Liceo Jubilar y hemos seguido su trayectoria desde sus inicios sentimos que es una injusticia que el Padre Gonzalo Aemilius no pueda seguir en la Dirección del Liceo que él mismo desarrolló y en la cual todavía tiene mucho para dar. Peor aún, creemos que no se le está dando un destino en el que podrá replicar su maravillosa experiencia y capacidad por el bien de los más desprotegidos”, indica el administrador de la cuenta.

Alumnos de Aemilius también dejaron su mensaje en el muro de la cuenta: “Te re quiero agradecer de corazón todo de lo que estás haciendo por mí, vos sos como mi segundo padre muchas gracias”.

Madres de alumos del Jubilar también demostraron su indignación con el traslado: “¿Te parece bien que todo ese talenteo para la educación no sea aprovechado en otros lugares donde pueda replicar el modelo del Jubilar? Como dijo alguien más por acá, sacar a Gonzalo de la órbita de la educación es un lujo que la iglesia no puede darse”.

Ante la disconformidad de padre y alumnos, Aemilius emitió un comunicado donde recuerda los momentos vividos en el Jubilar que, según dijo, “son signos de pequeños grandes pasos” que han dado.

“Hace siete años se me encomendó la apasionante tarea de ser el Director del Liceo Jubilar. Junto a ustedes he vivido estos años como un gran desafío, con esperanza, alegría, y porque no también dolor frente a muchas situaciones que generaban impotencia por ver sufrir a adolescentes en condiciones de mucha vulnerabilidad. Trabajo que GRACIAS a DIOS nunca fue en soledad! TODO LO CONTRARIO, fue y es acompañado”, indica Aemilius.

Quien asumirá como nuevo director del Jubilar será el diácono Ricardo Villalba, a quien Aemilius pidió que se reciba “con la alegría de seguir buscando dar lo mejor de sí para que los adolescentes y sus familias sigan teniendo en el Jubilar un lugar para creer, esperar y apostar por medio del esfuerzo por un futuro mejor”.

En una entrevista que Aemilius otorgó a la revista Seisgrados en agosto pasado habló sobre la Iglesia como institución y su tarea al frente del Jubilar:

“La Iglesia tiene muchos errores y cosas que se le critican, pero tiene tantas cosas tan hermosas, y hacen tanto bien que… no digo que ocultemos las malas, pero hay doscientos y pico de curas que se rompen el lomo laburando, no sé cuántos miles de monjas, no sé cuántos miles de laicos, que dejan la vida en la cancha. ¿Quién no tiene cosas para cambiar?”.