Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios La visión de la Iglesia sobre la situación social uruguaya

LA REPÚBLICA |

iglesia

¿Cómo es la situación de la iglesia ante el descenso progresivo de adeptos? ¿Cómo se piensa, desde una óptica cristiana, la situación social del Uruguay? ¿Cuál es la opinión que tiene dicha institución ante la violencia que se está sufriendo en algunas partes del mundo?

Milton Tróccoli, obispo auxiliar, y Daniel Kerber, vicario pastoral de la arquidiócesis de Montevideo, brindaron, a La República, una idea general sobre lo que piensa la Iglesia con respecto a estas preguntas.

En la oportunidad, Tróccoli señaló que la institución está viviendo un momento de búsqueda en el país, por lo que está intentando renovar sus fuerzas para poder transmitir el mensaje del evangelio a toda la sociedad: “Es una iglesia que quiere, con el impulso del Papa Francisco, ser protagonista de la historia de hoy y no quedarse balconeando, es decir, vomitando desde afuera lo que está pasando.”
Sin embargo, el obispo advirtió que la Iglesia está sufriendo un descenso de adeptos. “Sin duda que las cifras, en las últimas décadas, dicen que ha habido un descenso en la cantidad de los que se manifiestan católicos en nuestro país. Todavía estamos estudiando las causas pero creemos que es un desafío grande para la Iglesia, porque tenemos que revisarnos y buscar nuevos caminos de encuentro y de diálogo con la cultura de hoy.”
En la misma sintonía que Tróccoli, Kerber manifestó que no existen dudas de que la institución ha sufrido un descenso en sus seguidores. Considera que existe una dimensión estructural debido a que las personas ya no están vinculadas a los colectivos orgánicos como lo estaban antes. Entiende que este hecho sucede debido a un cambio cultural pero que no es la única explicación ante dicha situación. “Hay otros motivos, como por ejemplo, la adaptación lenta, que tiene la iglesia, a los cambios que suceden con el transcurso del tiempo. En la mayoría de las ocasiones, la institución no acompasa, en el ritmo que nos gustaría, a las sucesivas modificaciones que van ocurriendo.”

Las opciones que considera la Iglesia para aumentar el número de adeptos
Con respecto a la pregunta de si la Iglesia debería acompasar los cambios actualizándose en ciertos temas, que han sido polémicos para dicha institución, como son, por ejemplo, el uso de anticonceptivos, el divorcio y la homosexualidad, ambos sacerdotes afirmaron que no se está pensando en esos asuntos sino que se procura analizar un marco mucho más general.
Ante esto, Tróccoli afirmó que “nosotros no rechazamos los temas como la homosexualidad, el divorcio o los anticonceptivos, sólo que pensamos en contextos mucho más amplios. Por supuesto que todos los temas son para reflexionar.”
Asimismo, Kerber sostuvo que “ese tipo de cosas no son las centrales a la hora de que la gente se adhiera o no”. Considera que el motivo trascendental de la pérdida de adeptos es el lenguaje y que, en ese sentido, el Papa Francisco ha sido un ejemplo iluminador de una utilización de palabras mucho más compresibles para todo el mundo. “No todos estamos en esa sintonía del lenguaje y tenemos que aprender a comunicarnos de una manera comprensible para todos y no sólo para aquellos que ya están dentro de la iglesia.”
Por su parte, Tróccoli declaró que ese contexto general al que apunta la Iglesia es el asunto de más importancia. Piensa que la institución debe dialogar con esta cultura nueva para ayudar a que las personas encuentren el sentido de sus vidas, su trascendencia y humanicen todos sus vínculos, tanto los familiares como los laborales. “En la Iglesia hay una búsqueda de mayor superación de las situaciones de tensión y de violencia al interior de la sociedad. Creo que es en todo este marco más amplio donde queremos escuchar, dialogar y también sentar nuestro aporte, que es el de Jesús, y que para nosotros nos da sentido a nuestra vida.”
Puntualizó, además, que la religión puede ser considerada como una opción para menguar una situación que se ha vuelto epidémica en el mundo: el suicidio. También manifestó que, ante una sociedad que está secularizada y que, en muchas ocasiones, ha perdido el horizonte de la vida, como es el caso uruguayo, la acción de la Iglesia se vuelve fundamental.
En sintonía con lo expuesto por el obispo, Kerber entiende que “nuestra sociedad uruguaya está marcada por una clave de sin sentido que se muestra en una bajísima tasa de natalidad y en un altísimo índice de suicidios lo cual está indicando, de alguna manera, que la gente no está valorando la vida y creo que nosotros tenemos una responsabilidad a la hora de ayudar a la gente a encontrar un sentido. Por tanto, es fundamental la manera en que utilicemos el lenguaje ya que por medio de él podremos comunicar de forma efectiva ese sentido espiritual que podría salvar a muchas personas.”

La visión, desde la religión, sobre la situación social de nuestro país
Ante este tema, Tróccoli sostuvo que dentro de la institución no existe una mirada única debido a que es una situación muy compleja. Sin embargo, considera que en los últimos años se ha avanzado mucho en el tema de la pobreza, donde las políticas sociales han sido claves para mejorar dicho problema. También entiende que aún, como sociedad, nos queda camino por recorrer frente a toda la violencia que se sufre día a día. “Creo que también debe haber una búsqueda de un diálogo nacional, como ha llamado el presidente Vázquez, a este diálogo social donde se tiene que buscar soluciones a aquellos problemas que más afligen a todos y, sobre todo, políticas de larga duración que trasciendan a un período de gobierno. Se tienen que brindar respuestas a temas como son, por ejemplo, la educación y la seguridad ciudadana.”
Por otro lado, considera que la sociedad necesita un mensaje de esperanza, donde pueda confiar en que existe la posibilidad de rescate. “Cada uno puede aportar ese granito de arena a la comunidad para una sociedad mejor, más justa, más fraterna, más solidaria. No podemos quedarnos encerrados en nosotros mismos o asustados por las dificultades sino que debemos ser capaces de ser positivos en todo lo bueno, lo justo y en aquello que pueda ayudarnos a edificar una colectividad equitativa.”
Con respecto a este tema, Kerber entiende que la necesidad de sentido que tiene la sociedad uruguaya es el tema fundamental. “No tenemos una clara motivación de sentido por la cual valga la pena entregarse. Hoy no hay líderes en Uruguay lo que evidencia esta falta absoluta de dirección.”

El análisis sobre los hechos de violencia ocurridos en el mundo.
Troccoli afirmó que las explosiones ocurridas en la semana pasada y la situación de Siria son casos de extrema complejidad. Sin embargo, sus palabras fueron, principalmente dirigidas a lo sucedido en Siria. “Los cristianos están siendo perseguidos en muchos lugares de Medio Oriente y también de África. Para nosotros es una situación muy difícil que nos mueve a mucha solidaridad. Debemos apoyarlos en una búsqueda por la paz y el diálogo porque sabemos que la conciliación no se alcanza con las armas sino que por medio de la palabra.”
Con respecto a este tema, Kerber consideró que, a pesar de que la cultura musulmana es físicamente y culturalmente distante a la realidad uruguaya, constantemente vive interpelando a la Iglesia. “La violencia en nombre de Dios es siempre condenable. No se puede atribuir a él este hecho porque Dios es el padre de la vida. Es un mal que nosotros lo sufrimos como en carne propia porque realmente son hermanos nuestros los que están sufriendo en nombre de la intolerancia.” Advirtió, además, que hay voces dentro del Islam que condenan la violencia efectuada pero que los medios de comunicación no hacen eco de esos mensajes.

Una opinión sobre lo ocurrido con las familias sirias en Uruguay
En la oportunidad, Tróccoli habló sobre las familias sirias en nuestro país y consideró que es un tema no solo Uruguay sino que es un desafío mundial. “Yo creo que estamos ante un gran problema: no se está poniendo en diálogo todo el tema de las inmigraciones que están pasando en Europa y también en América Latina. Hay que poder dialogar para construir caminos comunes ante todas esas costumbres distintas. Yo creo no sólo son los sirios un tema al que se debe analizar. En realidad, en este momento, estamos teniendo una inmigración importante de República Dominicana, de Perú y de Venezuela y creo que eso es para nosotros un desafío grande como país, sobre todo porque somos un país pequeño con poca población. Debemos poder integrar otras culturas y estilos de vida así como también estar abiertos a aceptar las diferentes formas de pensar.”