Iglesia al día

" Con María y San José peregrinamos de nuevo hacia su Santuario "
Peregrinación Nacional a la Virgen de los Treinta y Tres 2021

La Iglesia en los medios La Universidad de la República suspendió cursos de yoga luego de una denuncia contra guía espiritual rumano condenado en su país

BUSQUEDA |

http://semanario.busqueda.com.uy/817_1831–setiembre-3-al-9/42083_-la-universidad-de-la-republica-suspendio-cursos-de-yoga-luego-de–una-denuncia-contra-guia-espiritual-rumano-condenado-en-su-pais/

escribe Sergio Israel

“El lado oscuro del proyecto ‘Yoga Udelar’”. Así tituló el licenciado en psicología Álvaro Farías un artículo en Internet que cuestionó de forma severa la actividad extracurricular que realiza el profesor rumano Octav Fercheluc, desde 2012, en el principal centro de estudios.

Las críticas del psicólogo Farías, que integra la católica Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (Ries), quizás hubieran quedado perdidas en el mar de mensajes en la red si el mes pasado no hubiera aparecido también un informe en el noticiero central de Canal 10.

Las afirmaciones al aire de Farías y de otras fuentes, que expresaron preocupación y hasta alarma por las características sectarias del Movimiento para la Integración Espiritual en el Absoluto (MISA), una corriente yogi con base en Rumania, y por la suerte corrida por tres jóvenes uruguayos que habían viajado a ese país, encendieron la pradera.

Después de la primera nota, que ocupó más de cuatro minutos del informativo dando un solo punto de vista, Farías se entrevistó con la directora de Bienestar Universitario, Silvia Rivero, quien luego de realizar consultas con el rector Roberto Markarian decidió suspender las clases de yoga en la Universidad estatal y comenzar una investigación administrativa.

Mientras Rivero está de viaje, desde el Rectorado, inmerso en la batalla presupuestal, se informó a Búsqueda que no se encontraron irregularidades ni antes hubo quejas.

Sin embargo, luego de que la directora de Bienestar Universitario negó en Canal 10 haber tenido conocimiento previo de la preocupación causada por las actividades encabezadas por el profesor Fercheluc, las clases de yoga siguen suspendidas hasta nuevo aviso y un programa semanal en Uniradio, la emisora de la Udelar, también fue levantado.

¿Sistema filosófico de meditación o religión? Dos legisladores blancos con fuerte sensibilidad católica expresaron preocupación por el caso. El diputado por Rivera, Gerardo Amarilla, presentó un pedido de informes para saber si se había violado la laicidad, mientras que su compañero Carlos Iafigliola, de la Corriente Social Cristiana de Alianza Nacional, se interesó en las denuncias de Farías.

La primera duda que debería despejar una discusión acerca del yoga es saber si se trata de una religión o, como el budismo, un método milenario de introspección de origen hinduista en base a determinados ejercicios que fomentan la meditación y la búsqueda de una focalización, más allá de que algunos de quienes lo practican en todo el mundo resalten los aspectos místicos y que el propio lenguaje emplee términos religiosos.

Si se concluye que el yoga no es necesariamente religioso, entonces la laicidad no corre riesgo alguno, explicaron diversos especialistas a Búsqueda.

Así lo entendieron no solo en Bienestar Universitario sino también en las facultades de Psicología, Medicina e Ingeniería que prestaron sus salones y estuvieron dispuestos a difundir entre estudiantes, docentes y funcionarios las bondades de practicar yoga con el profesor Fercheluc como una más de las actividades extracurriculares.

En el caso de Psicología, además, el yoga formó parte de un proyecto institucional que generó créditos académicos a los organizadores, confirmaron a Búsquedafuentes de Udelar.

Asilo en Suecia. Bastante antes de que Canal 10 se interesara por la supuesta violación de la laicidad y por la existencia de prácticas sectarias con el yoga como señuelo en Uruguay, un caso puso a prueba las relaciones entre dos miembros de la Unión Europea: Rumania y Suecia.

En 2013, la Corte Suprema de Rumania condenó a seis años de cárcel a Gregorian Bivolaru por haber mantenido relaciones sexuales con una menor.

La sentencia, sin embargo, quedó en suspenso. Hasta hoy, Bivolaru está asilado en Suecia y hace una vida discreta bajo el nombre de Magnus Aurol­sson. Las autoridades suecas consideran que el gurú no solo fue perseguido en el pasado por el régimen de Nicolás Ceausescu sino también por sus sucesores, y por lo tanto han resistido las presiones del nuevo socio comunitario y niegan la extradición porque consideran que puede haber una persecución que viola los derechos humanos.

Bivolaru figura hasta hoy en la lista de las personas más buscadas por la Policía rumana, pero sus seguidores mantienen una actividad legal y abierta en el mismo balneario donde antes se produjeron denuncias.

Por otra parte, ni él ni ningún otro instructor de yoga rumano están requeridos por Interpol, confirmaron a Búsqueda fuentes del Ministerio del Interior uruguayo, que también indicaron que se recibieron consultas de padres preocupados por la participación de sus hijos en presuntas actividades sectarias relacionadas, según Farías, con “pornografía, evasión fiscal y antisemitismo”.

El psicólogo uruguayo hizo mención a un documental realizado por ex miembros de MISA bajo el título “El lado oscuro del culto tántrico” y llamó la atención del viaje de tres uruguayos al campamento en Costinesti, a orillas del Mar Negro, aunque el pasado 21 de agosto, estos concurrieron a la embajada uruguaya en Bucarest y dejaron constancia ante el jefe de la Sección Consular, Mario A. Ferrari, que están allí por su propia decisión y que piensan regresar en las próximas horas a Montevideo.

Para el experto español en sectas, Luis Santamaría, la denuncia de Farías tiene fundamento: “Una gran cantidad de indicios y datos apuntan al carácter sectario del movimiento MISA. Algo que llama la atención es, por ejemplo, la variedad de nombres que adopta según el país del que se trate: Instituto Atman, Yoga Esotérico (Integral), Movimiento para la Integración Espiritual en el Absoluto (Sublime), Academia Ananda, etc. Si uno profundiza en las teorías de Bivolaru, las que utiliza para adoctrinar a sus adeptos, puede encontrar una mezcla de elementos orientales, esotéricos, cristianos y hasta ‘paranormales’. En uno de sus mensajes, por ejemplo, podemos leer que asegura lo siguiente: ‘disponemos de una revelación importante que viene de Dios’. Se refiere a una ‘catástrofe planetaria’ que solo pueden evitar en la secta obedeciendo los mandatos del líder”.

 Para este cura dedicado a estudiar y luchar contra las sectas, “por lo que más ha sido controvertido es debido a la realización de películas pornográficas con sus adeptas, bajo la capa del ‘yoga tántrico’. No es más que uno de los efectos de las prácticas de manipulación mental de las que ha sido acusado por expertos y ex adeptos”, dijo a Búsqueda desde España.

La pregunta que queda en el aire es si la Academia Espiritual de Yoga tradicional Ananda que dirige Fercheluc en la calle Juan Paullier es, como parece, la rama uruguaya del movimiento encabezado por Bivolaru, al que considera su “guía espiritual” y que las clases gratuitas en la Udelar eran “una pecera para pescar”.

Si las afirmaciones de los críticos se confirman, es poco probable que el programa reinicie sus actividades en la Universidad estatal. Fercheluc (ver recuadro) niega las acusaciones con una simple cuenta: sería muy malo si en cinco años solo hubiera podido reclutar a cuatro personas para viajar, una de ellas su novia.

Las denuncias, desde su perspectiva y la de otros actores no involucrados, podrían estar demostrando la desconfianza y los prejuicios que existen en las iglesias “oficiales” respecto al manejo de la vida espiritual por parte de otros actores.