Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios La oposición votará el matrimonio gay

EL PAÍS |

Proyecto. Proponen denominarlo “unión civil” para diferenciarlo del heterosexual

DANIEL ISGLEAS

Los partidos de la oposición le darán libertad de acción a sus legisladores para votar el proyecto de “matrimonio igualitario” entre personas del mismo sexo, por considerar que se trata de un asunto de conciencia y no político.

Descontando el seguro respaldo de la bancada del Frente Amplio al proyecto sobre el “matrimonio igualitario” por el que se habilitarán las bodas entre personas del mismo sexo, blancos, colorados e independientes han mostrado también su intención de acompañar esta iniciativa.

“El instituto del matrimonio implicará la unión de dos contrayentes, cualquiera sea la identidad de género u orientación sexual de éstos, en los mismos términos, con iguales efectos y formas de disolución que establece hasta el presente el Código Civil”, sostiene el primer artículo del proyecto.

Se busca cambiar la actual caracterización del matrimonio “como una unión monógama heterosexual, para convertirse en una unión monógama amplia que permita contraer nupcias a personas heterosexuales, homosexuales, lesbianas y trans”, según la exposición de motivos del texto.

El proyecto de ley será considerado el martes 11 diciembre por el plenario de Diputados, tras haber sido aprobado el miércoles por la comisión de Constitución y Códigos de la Cámara baja.

Las bancadas de todos los partidos han venido tratando el tema, de donde surge que habrá un buen nivel de respaldo para la iniciativa, más allá de que se puedan plantear algunos cambios. Uno de ellos tiene relación con un artículo que establece que los hijos de la pareja (adoptados o biológicos de uno de ellos) llevará los apellidos de sus padres “en el orden que ellos opten expresamente”.

Hay legisladores del gobierno que quieren establecer esa opción para las parejas homosexuales y mantener la situación actual (primero el apellido paterno y luego el materno) para los matrimonios heterosexuales.

UNIÓN CIVIL. En la bancada de Vamos Uruguay, el sector del Partido Colorado que lidera el senador Pedro Bordaberry, se analizó el tema días atrás. El coordinador de la bancada de Vamos Uruguay, Fitzgerald Cantero, preguntó en la reunión: “¿Alguien propone unidad de acción?”. Nadie respondió afirmativamente. Entonces, quedó claro que los legisladores pretendían libertad de acción.

Así, en la reunión varios diputados fueron anticipando su postura a favor de votar el proyecto en general, como Fernando Amado, Gustavo Cersósimo, Martha Montaner, Aníbal Gloodfotszky y el propio Cantero.

El Estado “debe reconocer el contrato” entre esas dos personas, independientemente de su sexo, dijo Cantero. “Deben tener el derecho a ejercer su libertad. Los legisladores no tenemos derecho a meternos”, agregó el diputado.

El senador colorado Alfredo Solari aún no tomó contacto con la iniciativa pero en lo personal estimó que “el Estado no debería entrometerse en una unión de ese tipo, salvo para preservar los derechos que se generan (heredarse, asistirse, etc.). Las palabras definen conceptos. Para mí el matrimonio o concubinato es un contrato de formación de una pareja y por lo tanto me cuesta llamarlo matrimonio igualitario. Para mí es una unión civil”, reflexionó.

Solari se mostró de acuerdo en que haya “una figura jurídica que reconozca los derechos de esas personas. Pero no sé si este proyecto de ley es el mejor por los problemas con el Código Civil”, que deberá ser modificado en varios artículos por esta ley.

En el Partido Nacional hay tres posiciones. Unos a favor, otros en contra y un tercer camino es el planteado por el diputado Gustavo Borsari (UNA) que propone declarar la “unión civil” en vez del “matrimonio igualitario”.

Los diputados de todos los sectores del Partido Nacional discutieron esta semana el proyecto del Poder Ejecutivo. Sin fijarse posición, se pidió apoyo para ese proyecto alternativo de Borsari que, en los hechos, “es un mero cambio de denominación porque la finalidad es similar”, se explicó a El País.

El martes 6, pocos días antes de su votación en el plenario, se reunirá la bancada de Unidad Nacional para definir. Seguramente habrá libertad de acción.

Los dos diputados del Partido Independiente, Iván Posada y Daniel Radio, no han definido una posición, pero seguramente apoyarán en general este proyecto y plantearán que “lo más adecuado” es denominarlo “unión civil”, adelantó Posada a El País.

Larrañaga y Heber a favor de votar

Dos de los principales líderes de la oposición, los senadores Jorge Larrañaga (Alianza Nacional) y Luis Alberto Heber (Unidad Nacional), adelantaron a El País su disposición a votar el proyecto de ley que habilita el llamado “matrimonio igualitario” entre personas del mismo sexo.

Larrañaga considera que le asiste “el derecho” a esas personas. “Es mi posición. Con los cambios que ha habido en la sociedad no podemos tener una posición que discrimina. Y por eso expreso que soy partidario de apoyar el matrimonio igualitario”, dijo Larrañaga.

Heber, a su vez, estimó que es un tema “en el que no debe haber posición de sector ni de partido. Es un tema de libertad de conciencia. Para mí hay que votarlo porque el Estado no se tiene que meter en el dormitorio de la gente. Es una instancia de reconocimiento a una situación que se viene dando”.