Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios La gran obra para guitarra inspirada en una catedral

ALETEIA |
https://es.aleteia.org/2018/05/12/la-gran-obra-para-guitarra-inspirada-en-una-catedral/

El legado de Agustín Barrios, Mangoré, uno de los grandes guitarristas clásicos de América Latina.

Seguramente nunca nadie hubiera imaginado que aquellos días de estadía en un hotel, allá por el año 1921, marcarían el futuro de Agustín Pío Barrios, más conocido como Mangoré, un famoso guitarrista y compositor clásico paraguayo que brilló en América Latina en el Siglo XX.

Efectivamente –señalan algunas crónicas como la reproducida hace unos años por ABC-, Agustín pasaba sus días en Montevideo, Uruguay, en un lugar cercano a la Catedral Metropolitana, desde donde “podía escuchar el repicar de las campanas”.

Precisamente, este constante sonido fue lo que terminó inspirando a Mangoré para que creara una de sus obras más famosas y difundidas: “La Catedral” . Esta particular pieza musical, recuerda ABC, fue escrita inicialmente en dos movimientos:  Andante religioso y Allegro solemne.

Por otro lado, se considera –agrega ABC– “que El Preludio en si menor, subtitulado Saudade, fue compuesto separadamente de los demás movimientos en La Habana, Cuba, en el año 1938”.

Es que Mangoré fue un hombre de espíritu inquieto que recorrió varios países del continente y también estuvo en Europa. Desde pequeño sintió fuerte pasión por la música y participó de la Orquesta Barrios, una agrupación familiar.

Además de La Catedral, Mangoré compuso otras tantas obras de renombre (Danza guaraní, Confesión, por ejemplo) y a la hora de encontrar sus principales influencias musicales se menciona a Bach y Mozart.

Pero sus intereses iban más allá de lo musical y hasta estuvo en enfocado en algún momento en la poesía, filosofía y hasta teología (quizás la explicación de la presencia de lo religioso en algunas de sus obras).

Mangoré murió en San Salvador –El Salvador- el 7 de agosto de 1944, pero aquella particular inspiración en Montevideo finalmente tuvo sus ecos. Posteriormente, con el correr de los años, otros intérpretes se encargaron de mantener viva la obra de Mangoré para que no quedara inmersa en una fría partitura, sino que siguiera calentando los corazones de los más apasionados de la guitarra clásica en el continente latinoamericano, así como en otras partes del mundo.