Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios “La delincuencia y la inseguridad no tendrán la última palabra”

ECOS.LA/UY |

El cardenal Daniel Sturla y el resto de los obispos uruguayos enviaron un fuerte mensaje en el que hablaron de una sociedad “fragmentada”.

“Cuando era niño, iba al cementerio con mi familia y pensaba en el Día de la Resurrección Final. Imaginaba que saltarían las tapas de todas las tumbas y nos reencontraríamos en una gran fiesta”.

Con este particular recuerdo encabezó este domingo su mensaje de Pascua el arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, en el que, además de lo estrictamente religioso, abordó algunas temas presentes en la sociedad uruguaya.

El cardenal encabezó la tradicional Misa Pascual en la Catedral metropolitana, y en su sermón ahondó en una reflexión que previamente había sido difundida a través de los canales de comunicación de la Iglesia Católica.

“Qué bueno, que lindo que es la fe cristiana, la victoria sobre el pecado,el mal y la muerte”, sostuvo en un video grabado en el Cementerio del Buceo.

“También hoy, creemos y sabemos que la delincuencia, la droga y la inseguridad no tendrán la última palabra”, destacó aprovechando para vincular a la principal,preocupación de los uruguayos con un contenido cristiano.

“La última palabra es la de Cristo resucitado, que ha vencido al pecado y a la muerte”, afirmó.

La inseguridad centró el mensaje pascual de Sturla y de las principales jerarquías de la Iglesia Católica uruguaya.

El arzobispo se había referido al tema el jueves, luego de encabezar la Misa Crismal, al calificar de “terrible” el doble homicio registrado horas antes en Quebracho, en el que un hombre asesinó a la madre de su expareja y a un policía que había acudido a intervenir.

“La sociedad padece una enfermedad espiritual”, lamentó. “Tiene que ver con no encontrarle el sentido a la vida y tampoco respetar la importancia que tiene la vida de otras personas”.

Esa fue una reflexión en la que coincideron los distintos obispos en sus respectivos mensajes por el día más sagrado para el calendario cristiano.

“Hay que buscar caminos de respuesta al crecimiento de las señales de una cultura de muerte y frente a una sociedad fragmentada”, observó el presidente de la Conferencia Episcopal Uruguaya y obispo de Mercedes, Carlos Colazzi.

Para el titular de la diócesis de Salto, Pablo Galimberti, existe hoy una sensación con diversos rostros. “Miedo, violencia, desprecio a la vida. Mientras unos buscan pasarla bien, otros revuelven contenedores para subsistir”, apuntó.

El obispo advirtó sobre el crecimiento de la desconfianza hacia el otro. “Unos temen enfermedades y otros se cuidan hasta de su propia sombra. Crece la inseguridad como realidad o como estado anímico, dijo.

Arturo Fajardo, obispo de San José habló a su vez de una “sociedad fragmentada, con dudas, conflictos e incertidumbres, donde la vida es amenazada y muchas veces nos sentimos inseguros”.

Su colega de Maldonado, Rodolfo Wirz, pidió en tanto se atienda a “los grandes sectores de la sociedad que sufren el olvido, la miseria, la enfermedad y la violencia”.