Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios La cienciología llegó al Río de la Plata

ESPECTADOR.COM. |

Gustavo Libardi es el presidente de la Iglesia de la Cienciología Argentina. Hoy contó a Suena Tremendo los inicios de esta organización y habló sobre la “dianética”, una “forma de mejoramiento del ser humano” que aborda el inconsciente y “te pone en un lugar que nunca soñaste estar”.

La cienciología inicia con L. Ron Hubbard a inicios del siglo pasado. Tras lograr una fortuna publicando comics y textos de ciencia ficción, en medio de la crisis de 1929, Hubbard comienza a viajar por el mundo con la intención de “investigar al ser humano”.

“Su intención era conocer acerca de la mente. Todo su trabajo tiene que ver con el tratar de descubrir un método funcional para que el ser humano pueda mejorar. Ese es el inicio de toda esa cuestión”, explicó Libardi.

La base de la cienciología es la “dianética”, una sesión algo similar al psicoanálisis donde se explora el inconsciente, una “forma de mejoramiento el ser humano”.

“Comencemos con Freud. Habla de un inconsciente pero no nos explica qué es lo que hay, cómo se forma ni cómo podríamos hacer para manejarlo, porque ese aparentemente inconsciente es la madre de todos los problemas”.

“Según Freud, (los problemas) eran provenientes de ese inconsciente inaccesible. Hubbard logra que ese inconsciente no sea inaccesible y encuentra aquellas experiencias donde ha existido dolor, físico, mental, emocional de cualquier tipo. Esas experiencias que tiene ese condimento indeseable para el ser humano están todas almacenadas en ese nivel inconsciente y nosotros le llamamos ‘engrams’”.

Libardi afirmó que, con un curso de sólo dos meses, una persona puede aprender a aplicar la dianética a otra persona y lograr “resultados increíbles”. También dijo que, luego de 36 horas, la persona a la que se le aplica el tratamiento aumenta su coeficiente intelectual.

“Lo que hace el auditor es guiar a las personas para que llegue a esas experiencias y las mire desde tiempo presente y tome al respecto una nueva decisión. Lo que se hace es la descarga de la energía dolorosa almacenada en esos incidentes, que están almacenadas a nivel de energía-espacio-tiempo a nivel mental, no en el cerebro”, contó.

“Es como si tuvieras una astilla en la mente. Vos la vas a ver y la vas a sacar, pero vas a ser vos mismo, el auditor no tiene ni la menor idea de que es lo que a vos te está pasando”. Una sesión de cienciología ronda los 500 pesos argentinos (poco más de $1000 uruguayos).

“Toda una vida de psicoanálisis no te van a ayudar mucho, 36 horas de dianética te van a poner en un lugar que nunca soñaste estar, esta es la gran cuestión”, afirmó.

Libardi contó que se inició en la cienciología luego de que su esposa le recomendara auditarse. “Pude hacer un viaje al pasado, eso duró 5, 6 horas. Lo que yo observé al día siguiente es que había ciertas cosas que habían cambiado en mí y no tenía ni la menor idea de cómo habían cambiado”.

Luego de un par de años, Libardi volvió a la organización e hizo un curso de Comunicación. “Vi mejoras en mí que no sospechaba que podía tener. El ser humano no conoce sus potencialidades, están ocultas. Scientelogy te va a hacer conocerlas y las vas a empezar a desarrollar”

“Lo que vos como ser humano podés llegar a ser es porque ya lo sos, no porque alguien va a inventar algo. El problema del ser humano no es que está ciego, es que no sabe que está ciego”, expresó.

“Cienciología no le soluciona los problemas a nadie, le da el camino para que las personas encuentre sus propias soluciones. No podemos decirle a la gente lo que tiene que hacer, basta con eso”.