Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Instaron a Maduro a investigar violaciones a derechos humanos

EL PAÍS |

El arzobispo de Caracas pidió que se retome el diálogo

La Iglesia venezolana instó al gobierno del presidente Nicolás Maduro a investigar las denuncias sobre torturas y violaciones a los derechos humanos contra los opositores que permanecen presos y le exigió que se siente a dialogar con los diversos sectores para resolver la crisis que afecta al país.

La petición la formuló el arzobispo de Caracas, cardenal Jorge Urosa Savino, ante miles de venezolanos que renovaron ayer su fe ante el Nazareno de San Pablo, una escultura de madera que personifica a Jesús cargando la cruz y que forma parte de las tradiciones de Semana Santa. “Es necesario que rechazamos la violencia política y que se sancionen e investiguen todas las denuncias que ha habido de violación a los derechos humanos y de torturas a los presos, todas esas denuncias deben ser investigadas y los culpables deben ser sancionados de acuerdo a la constitución y la leyes”, enfatizó el arzobispo de Caracas.

Asimismo, condenó el aumento de la violencia en el país y exhortó a los feligreses a orar por los efectivos de los cuerpos policiales, quienes se han convertido en blanco de la delincuencia para robarles su armamento oficial.

“El ataque al cual están siendo sometidos los funcionarios de la policía en Venezuela para quitarles sus armas es una vida de angustia y en ese sentido es importante que nosotros tengamos esa oración por nuestros hermanos policías, por supuesto que se porten bien y que utilicen su fuerza siempre para bien del pueblo de acuerdo a las leyes”, expresó el cardenal Urosa Savino.

En este sentido dijo que “es importante que el gobierno y todos los poderes del Estado trabajen para que cese la violencia porque es algo muy grave lo que nos está pasando a todos”. “El único camino para superar las diferencia entre los seres humanos es conversar y dialogar y eso es una urgencia que tenemos nosotros en Venezuela. Todos los sectores tienen que sentarse a dialogar para resolver los problemas que son cada vez más graves”, enfatizó.

De todas partes del país llegaron los devotos con túnicas o franelas de color púrpura, a pie, descalzos o en rodillas a una de las iglesias católicas más importantes de Caracas, la basílica de Santa Teresa, para venerar al cristo, agradecer por los favores concedidos y pedir entre otras cosas, por un futuro mejor para este país.

“Yo tengo que agradecerle mucho al Nazareno, gracias a él estoy viva”, dijo Nora Gutiérrez, una contadora de 48 años a la salida del templo.

Gutiérrez contó que hace seis años fue víctima de un atraco a mano armada que “casi me costó la vida”.