Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Inauguran primera estatua de Jacinto Vera en el interior

EL PAÍS |

Emotivo homenaje en el atrio de la Catedral

Carámbula y Sanguinetti descubrieron la obra.Foto: Archivo El País.

El obispo de Canelones, Alberto Sanguinetti, presidió el descubrimiento de la primera estatua a Monseñor Jacinto Vera, de cuyo nacimiento se cumplió el bicentenario el pasado mes de julio. El Vaticano está estudiando su canonización.

En el atrio de la Catedral Nuestra Señora del Guadalupe, de Canelones, se vivió una fiesta religiosa el pasado 18 de agosto, con la presencia de autoridades nacionales y departamentales, al descubrirse la estatua de Monseñor Jacinto Vera, la primera en el interior del país. Quien fuera el primer obispo uruguayo ya tenía un monumento recordatorio en la Catedral de Montevideo.

La estatua, obra de la artista canaria Martha Escondeur, es de tamaño natural y fue esculpida en marmolina.

La ceremonia de inauguración, que culminó con un desfile y suelta de palomas, fue precedida por una charla sobre la figura del así llamado “padre de los pobres”, quien durante 17 años fue párroco de Canelones y después gobernó la Iglesia en Uruguay durante 22 años.

En el tributo a Jacinto Vera estuvieron presentes el intendente canario, Marcos Carámbula, la alcaldesa de Canelones, Mabel Curbelo, la presidente de la Comisión Honoraria de Patrimonio de Canelones, Elena Pareja, y otras autoridades eclesíasticas, nacionales y departamentales. También participaron del homenaje descendientes de la familia de Jacinto Vera, quienes depositaron una ofrenda floral al pie del monumento.

Don Jacinto Vera fue el primer obispo de Montevideo y de Uruguay, y “era famoso por su pobreza y su amor a los pobres”, tal como lo describió el actual obispo de Canelones, Alberto Sanguinetti.

Desde fines del siglo XX se tramita en el Vaticano la posibilidad de ser designado Santo. De proclamarse, sería el primer santo uruguayo reconocido por la autoridad eclesiástica.