Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Huidobro y monseñor Fuentes aclararon discrepancias

EL ESPECTADOR |

Eleuterio Fernández Huidobro, ministro de Defensa, se reunió el viernes con monseñor Jaime Fuentes, periodista, teólogo y obispo de la ciudad de Minas, para hablar sobre la opinión de “el Ñato” Huidobro sobre Jesús, que lo calificó, públicamente, como “un gil”.

“Ministro, te pasaste” es la nota que el obispo subió en su blog. Allí cuenta detalles de la visita del secretario de Estado a su casa, donde estuvieron charlando “como una hora”, según Fuentes.
La reunión se dio después de un llamado que el ministro le hizo al obispo, después de que éste le solicitara una reunión. El motivo fue, en primera instancia, para hablar sobre las declaraciones que Huidobro realizó sobre el hijo de Dios en un almuerzo de ADM cuando se le consultó sobre el perdón: “el flaco ese, que lo crucificaron por gil, porque se pasó predicando el perdón”, fue la polémica opinión del jerarca.

Las declaraciones enfurecieron al obispo de Minas que enseguida salió a reclamar  respeto por Jesús y a decir que le habría “parado el carro” si hubiese estado presente en el momento; mientras que Huidobro le contestó mediante una carta que decirle “gil” es “un homenaje a la honestidad y a la bondad” en el dialecto  lunfardo.

Huidobro y Fuentes se conocen desde niños porque hicieron juntos la primaria y el liceo en el “Santa Maria”. En la reunión, los recuerdos de aquellas épocas  estuvieron a la orden del día, como también las anécdotas y confesiones de sus vidas después de que ya no se vieron más. “Se le cae la baba al contar algo de la hija de 11 años”, escribe Fuentes sobre Huidobro.

“Tú lo quisiste, fraile mostén; tú lo quisiste, tú te lo ten”  fue el refrán español que el obispo le recordó al ministro, quien se lo tomó con gracia.