Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Histórico gesto del Papa por la paz

539506a50fdaa

EL PAÍS |

FRANCISCO REUNIÓ A PERES Y ABBAS EN EL VATICANO

http://www.elpais.com.uy/mundo/historico-gesto-papa-paz.html

El papa Francisco realizó ayer un gesto histórico en el Vaticano al reunir para una inédita plegaria al presidente israelí Shimon Peres y al líder palestino Mahmud Abbas, a quienes instó a tener el “valor” de lograr la paz en Medio Oriente.

“Para conseguir la paz, se necesita valor, mucho más que para hacer la guerra”, dijo el Papa durante un sobrio y conmovedor acto celebrado en los jardines del Vaticano.

“Se necesita valor para decir sí al encuentro y no al enfrentamiento; sí al diálogo y no a la violencia; sí a la negociación y no a la hostilidad; sí al respeto de los pactos y no a las provocaciones”, afirmó el Papa al término del encuentro.

Dirigiéndose a los dos mandatarios, el Papa argentino recordó que “los hijos están cansados y agotados por los conflictos” y piden “derribar los muros de la enemistad y tomar el camino del diálogo y la paz”.

Tras el reciente intento fallido del gobierno estadounidense por acercar a israelíes y palestinos, en esta ocasión lo logró Francisco, cuya invitación lanzada durante su reciente viaje a Tierra Santa fue aceptada inmediatamente por Peres y Abbas, unidos con los representantes de la religión judía, cristiana y musulmana para invocar el don de la paz para los respectivos pueblos y para la región.

La política por un día dejó espacio a las religiones: el judío Peres y el musulmán Abbas, intervinieron como creyentes. Pero su imagen al lado del Papa, los abrazos que se intercambiaron entre ellos y con el Pontífice, el olivo que plantaron juntos en los jardines, la foto del grupo al concluir el coloquio final, son un ícono de una fuerza extraordinaria.

Programa.

El presidente israelí y el líder palestino llegaron al Vaticano de forma separada y con quince minutos de diferencia, según el minucioso programa establecido con anterioridad.

Peres y Abbas fueron recibidos primero en la sencilla residencia de Santa Marta, donde vive Francisco. Luego, junto con el patriarca de Constantinopla, Bartolomeo I, se trasladaron a los jardines de la Casina Pío IV, no muy lejos del Museo Vaticano, donde oraron en forma conjunta por la paz en Medio Oriente.

Una refinada música, interpretada por una orquesta en vivo, dio inicio al acto, que se celebró en un lugar neutral, al aire libre y sin símbolos religiosos.

El acto incluyó oraciones y meditaciones en hebreo, inglés y árabe, así como cortas piezas musicales.

Se trató de una “tregua espiritual” con el fin de que se supere el difícil momento tras la ruptura en abril de las negociaciones entre las partes, según destacó el Vaticano.

El presidente Peres, de 90 años, quien termina su mandato en julio, reconoció en su breve discurso que la paz entre Israel y los palestinos requiere “sacrificios y compromisos”.

“La paz no se alcanza fácilmente. Tenemos que unir todas nuestras fuerzas para lograrlo. Y pronto”, dijo.

“La lágrimas de las madres sobre sus hijos todavía están grabadas en nuestros corazones. Debemos poner fin los gritos, la violencia, los conflictos. Todos necesitamos la paz. La paz entre iguales”, añadió Peres.

Por su parte, el líder palestino Abbas pidió una “paz justa” para su país y el Medio Oriente e hizo un pedido explícito al pontífice.

“Salve nuestra ciudad de Jerusalén”, “donde se encuentra la tercera mezquita santa”, solicitó. También pidió “libertad” para Palestina, un “estado soberano e independiente”.

“Señor concédenos una paz justa para todos, para mi país y para la región. Queremos la paz para nosotros y para nuestros vecinos”, recalcó.

Abrazo.
Antes del encuentro, delante del pontífice como testigo, Peres y Abbas se abrazaron calurosamente, en un gesto emblemático que marcó la jornada.

Al acto, que se celebró según el orden cronológico de nacimiento de cada una de las tres religiones monoteístas -primero judía, luego cristiana y por última musulmana-, participó el patriarca de Constantinopla, Bartolomeo I.

El Papa, cuya popularidad crece entre católicos, judíos y musulmanes, lanzó de forma inesperada durante su viaje en mayo a Tierra Santa esta audaz iniciativa con el deseo de acercar a israelíes y palestinos, particularmente distanciados tras el fracaso en abril de las negociaciones de paz.

“Será como una pausa de la política para contemplar el conflicto israelí-palestino desde lo alto”, anticipó el custodio de Tierra Santa, el franciscano Pierbattista Pizzaballa.

Cada momento del encuentro fue estudiado minuciosamente para evitar que el acto sea instrumentalizado por alguna de las partes.

Francisco explicó a la prensa durante el vuelo de regreso a Roma que sería “una locura” que el Vaticano hiciera propuestas de paz o mediara en las negociaciones. Se trató sobre todo de un gesto simbólico para defender e invocar la paz.

El jefe de la Iglesia católica desea mostrar con hechos que las tres religiones monoteístas además de tener raíces comunes pueden trabajar juntas por la paz.

“Señor, desarma la lengua y las manos, renueva los corazones: Shalom, paz, salam”, concluyó el pontífice argentino.

El encuentro público se cerró con un “gesto común de paz”: los tres se dieron la mano y luego plantaron juntos un olivo, símbolo de la paz.

Silencio del premier Netanyahu en Israel
El premier israelí, Benjamin Netanyahu, mantuvo silencio ante la misión en el Vaticano del presidente Shimon Peres, que calificó de ocasión de “carácter histórica” a la oración conjunta por la paz en Medio Oriente que realizó ayer con su par palestino, Mahmud Abbas, y el papa Francisco.

La presencia de Peres en los Jardines Vaticanos contó con la aprobación amplia del sector nacionalista de Netanyahu, pero ayer ni el premier ni su canciller hicieron declaraciones.

En contraposición, la ceremonia se transmitió a través de los principales portales de los diarios (Ynet, Jerusalem Post y Haaretz) y de los canales de televisión de Israel.

Los noticieros televisivos resaltaron la “invocación de paz” y realizaron actualizaciones sintéticas pero expresando algún contenido de esperanza.

“Esperamos que finalmente se haga una fumata blanca para la paz en Medio Oriente”, auguró uno de los enviados de la televisión israelí. “Lo que vemos son `imágenes ganadoras`”, coincidió un comentarista.

Pero en los edificios de gobierno, en Jerusalén, hubo ayer un atmósfera muy distinta.

Ante su gabinete, Netanyahu volvió a atacar al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, por su reciente reconciliación con Hamas, que “invoca la destrucción de Israel”, afirmó.

El premier advirtió que Hamas puede asumir gradualmente el control de la ANP e intimó al presidente palestino a proceder a la desmilitarización de la Franja de Gaza (bastión del movimiento islamista).

También decidió presentar en el Parlamento una enmienda que restringirá la facultad del jefe de Estado para conceder la gracia a quien cometa hechos graves de sangre.

“En los últimos 40 años hemos liberado a 10 mil terroristas, por consideraciones diversas. Ahora llegó el momento de cambiar la orientación general”, afirmó el premier. Una ley en este sentido obstaculizaría posibles negociaciones con los palestinos que impliquen liberación de presos.