Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios Hermano del Pontífice dijo creer que su sucesor será un italiano

EL PAÍS |

La renuncia de Benedicto XVI. Georg Ratzinger dijo que su hermano “ha estado preocupado por las revelaciones sobre los papeles secretos” | “No creo que sea posible ahora” un Papa africano, sostuvo

CIUDAD DE VATICANO | AFP Y ANSA

El padre Georg Ratzinger, hermano mayor de Benedicto XVI rechazó enfáticamente la teoría del “complot” como la causa de la dimisión del actual pontífice alemán y estimó que aún no son tiempos para un “Papa negro”.

En cambio Georg Ratzinger consideró que “quizás” es el momento oportuno para la elección de un sumo pontífice italiano e interpretó que su hermano Joseph adoptó “la decisión justa” al renunciar.

Para Georg Ratzinger “es un disparate” las versiones sobre eventuales conspiraciones en el Vaticano, aunque reconoce que su hermano atravesó por momentos difíciles al publicarse los documentos privados del Estado papal, escándalo conocido como “Vatileaks”.

Benedicto XVI “ha estado preocupado por las revelaciones sobre sus papeles privados”, por “la traición” de su secretario Paolo Gabriele, por “el clima de veneno y los escándalos que pasaron por la Iglesia en los últimos años”, admitió el presbítero Georg, director de un coro, especialista en música y nacido en enero de 1924. “Sí, todo esto lo ha desilusionado y lo ha puesto a prueba -concedió el hermano- pero también ha visualizado las cosas muy positivas de nuestra Iglesia”.

“Por supuesto ha sido una decisión difícil, como todas las que se refieren al contenido de toda una vida”, subrayó Georg.

“Cuando te haces mayor, tu vida cambia. No hay más capacidad de la juventud, y la del Papa es una tarea que requiere que usted esté en la plenitud de su fuerza, para poder hacer frente a los problemas”, afirmó.

El padre Georg consideró “posible” la elección de un nuevo Papa italiano porque “son muchas las personalidades capaces entre los cardenales italianos”.

Su modelo de pontífice es “un papa que pueda dialogar mejor con el continente africano y con Sudamérica”.

Empero, desechó la posibilidad de “un papa negro en estos momentos”, aunque matizó con que hay cardenales africanos “que también son capaces” para suceder a su hermano.

“No creo que sea posible ahora, en este momento”, reafirmó sobre la eventualidad de un candidato por la Iglesia Católica africana.

Descartó que algún cardenal alemán pueda figurar entre los candidatos, porque “después de un papa alemán (el sucesor) será de otro país”. A diferencia de 2005, cuando Ratzinger era considerado como el sucesor natural de Juan Pablo II, “hoy no hay un favorito”, opinó.

CANDIDATOS.

Un puñado de italianos cumplen los requisitos (ver infografía) para convertirse en el nuevo Papa, el principal entre ellos el cardenal Angelo Scola, arzobispo de Milán. Scola tiene una relación estrecha con Benedicto XVI, un intelecto profundo y dirige la arquidiócesis más importante de Italia, algo nada desdeñable dado que los italianos aún dominan el Colegio Cardenalicio.

El lunes, Scola, de 71 años, se colocó la mitra de obispo y se presentó en el Duomo de Milán para alabar la “fe y humildad absolutamente extraordinarias” de Benedicto XVI.

“Esta decisión, aunque nos llena de sorpresa, y a primera vista nos deja con muchas interrogantes, será, como él mismo expresó, para el bien de la Iglesia”, acotó Scola.

Otros italianos destacados son el cardenal Gianfranco Ravasi, jefe de la oficina vaticana de Cultura y otro peso pesado intelectual, que cita a Hegel y a Neitzsche con tanta facilidad, y casi con la misma frecuencia, que las Sagradas Escrituras.

Ravasi se ha colocado en el candelero con su proyecto “El atrio de los gentiles”, una iniciativa para dialogar con los mundos de las artes, la cultura y la ciencia, y más importante, con los ateos. Otro factor que eleva su perfil es que Benedicto XVI lo nombró para liderar ejercicios espirituales del Vaticano durante la Cuaresma.