Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Hacen “flotar” iglesia para preservarla

UYPRESS |

Un delicado proyecto de ingeniería consiguió dejar suspendida a una altura de 31 metros una capilla de 1.200 toneladas a una cuadra de la Avenida Paulista, en Sao Paulo.

Se trata de una obra para proteger la estructura de la iglesia Santa Luzia durante las obras de construcción del complejo comercial Ciudad Matarazzo.

La iglesia fue inaugurada en 1922 y es obra del arquitecto italiano Giovanni Battista Bianchi, y fue declarada patrimonio histórico estadual.

Alrededor de ella será construido un complejo con hotel, shopping y una torre de 22 pisos, obra del prestigioso arquitecto francés Jean Nouvel.

Según declaró a Folha de Sao Paulo el ingeniero Maurício Bianchi, responsable de la obra, fue necesario mantener suspendida la capilla -parte también de un antiguo hospital- para aprovechar al máximo el predio de 27.000 metros cuadrados.

Un sistema de ocho profundas columnas, con 31 metros de altura, a los que se agregan otros 23 metros bajo tierra, conectadas por una loza, fue construido en el entorno y debajo de la capilla, que originalmente solo poseía 1,5 metros de fundación.

A través de un procedimiento con bombeo de agua a alta presión fue removida la tierra bajo el predio y quedó al descubierto la estructura.

Preguntado sobre eventuales perjuicios causados a la estructura durante las operaciones, Bianchi fue categórico: “El resultado es impecable. A pesar de ser una estructura de ladrillos antiguos, no hubo absolutamente ningún daño”.

Debajo de la capilla serán construidos ocho subsuelos. Cinco de ellos serán destinados a estacionamientos y los restantes serán para áreas de apoyo al hotel (cocinas y cine) y un espacio denominado “creativity center”, destinado a conferencias y actividades varias.

Para mantener intacto el piso de la capilla fue desmontado pieza a pieza, las que fueron catalogadas como un rompecabezas.

El hospital donde se ubica la capilla, cuyo nombre original era Umberto Primo, fue levantado en 1904 por el empresario Francesco Matarazzo y se convirtió en un ícono de la arquitectura neoclásica de Sao Paulo. Como consecuencia de carencias presupuestarias, cerró sus puertas en 1993.