Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Hace casi 600 años que no dimitía un papa

EL OBSERVADOR |

En la historia de la Iglesia, Benedicto XVI es el décimo pontífice que dimite. Gregorio XII lo hizo para terminar con el gran cisma de Occidente

Gregorio XII fue el último pontífice que renunció a la sede de San Pedro hace casi 600 años, cuando en 1415 en el Concilio de Constanza presentó su renuncia para poner fin al gran cisma de Occidente.

Gregorio XII fue elegido papa en 1406 por su gran piedad y por su sincero deseo de que terminara el cisma, señala ec wiki, una enciclopedia católica on line. Su asunción tuvo la particularidad de que antes de la elección cada cardenal presente en el cónclave juró que de ser elegido papa, abdicaría al papado, siempre que su rival en Aviñon (Benedicto XIII) hiciera lo mismo.

A los pocos días de ser electo, Gregorio XII transmitió su decisión a Benedicto XII, aparentemente éste habría aceptado la propuesta y le transmitió el deseo de reunirse con él. No obstante, el encuentro nunca se concretó porque Benedicto XIII no tenía verdaderas intenciones de hacerlo. Gregorio XII, aunque sincero al principio, comenzó a vacilar.

A su vez, el rey Ladislao de Nápoles y los familiares de Gregorio también hicieron todo lo posible para impedir la reunión. La razón expuesta por Gregorio XII para rehusar con su rival era su miedo de que Benedicto XII tuviese planes hostiles.

En 1409 ante esta situación los cardenales de Gregorio XII y los de Benedicto XIII acordaron en secreto citar un concilio general, que depusiera a los dos papas y eligiera uno nuevo. A pesar de que ambos papas fueron invitados a participar, ninguno lo hizo y el concilio eligió un nuevo pontífice, Alejandro V.

En 1415 se convocó a un nuevo concilio, el de Constanza, con el fin de poner fin al llamado cisma de Occidente. Allí Gregorio XII pronunció la renuncia al papado, que fue aceptada por los cardenales. Lo nombraron obispo de Porto y legado perpetuo en Ancona. Dos años más tarde, antes de la elección del nuevo Papa, Martín V, Gregorio XII murió en olor de santidad.

Sin embargo, Gregorio XII no fue el primer papa que renunció. Antes que él, lo hicieron otros nueve. Ellos son: Clemente (92 – 101), Ponciano (230 – 235), Ciriaco, Marcelino (296 – 304), Martín I (649 – 655), Benedicto V (964), Benedicto IX (1032 – 1045), Gregory VI (1045 – 1046) y Celestino V (1924).