Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

La Iglesia en los medios Gurú fue nombrado visitante ilustre por la Intendente Olivera

LA REPÚBLICA |

“Un país como Uruguay podría aspirar a ser una sociedad feliz”

Ayer el gurú Shankar hizo meditar a miles de uruguayos. También dijo que la corrupción “no es solo cosa de legisladores y políticos, toda la gente debería alzarse en su contra”. Claudia está toda vestida de negro. A su lado Sandra no tiene riguroso luto pero también viste prendas oscuras. Ambas perdieron a su madre hace apenas unos meses. “Buscamos paz en nuestras vidas y él hace un gran movimiento por la paz. Tenemos esperanza que nos transmita algo de esa paz”.

GUSTAVO TRINIDAD

“Necesitamos creer en algo”, acotó Sandra con una tenue sonrisa, casi disculpándose bajo el mismo paraguas que su hermana. Claudia y Sandra fueron algunas de las dos mil personas que ayer llegaron hasta el Complejo Cultural Plaza buscando la tranquilidad del cuerpo y la del alma; es decir la felicidad. La cola de personas de todas las edades para ver al Sri Sri Ravi Shankar se movía lenta. Desde la calle se escuchaba música hindú y unas cuantas personas que no tenían entradas se juntaban frente a la pantalla gigante instalada en la esquina de Rondeau.

En el escenario un blanco y mullido sillón con las infaltables velas, flores e inciensos esperaban al gurú. En una pantalla un sol naciente escoltado por dos cisnes exhibía la leyenda “El arte de vivir”, el nombre de la fundación creada por Shankar hace 30 años y que hoy actúa en 154 países y tiene unos 6 millones de seguidores.

Antes, Ravi Shankar –un nombre que comparte el sol (Ravi) con un santo hindú que nació su mismo día (Sahankar)– había dado otra conferencia y una sesión de meditación guiada en el Hotel Sheraton y rato más tarde había sido nombrado visitante ilustre por la intendenta Ana Olivera. En el Plaza, con rigurosa túnica blanca hasta los pies, bromeó con su precario español, hizo saludarse entre sí a toda la platea y luego guió masajes en la cabeza, las orejas, mandíbulas e hizo sacudir las manos antes de entregarse a la meditación, que fundamentalmente es lograr sentir que uno deja de ser alguien para ser nada, o trascendentalmente, ser parte de un todo mayor.

Un país pequeño y feliz

“Un país como Uruguay, pequeño y con unos pocos millones de habitantes, podría aspirar a ser una sociedad feliz”, había dicho en conferencia de prensa el hombre nacido en la India en 1956 que se transformó en líder mundial, predicador de la paz y de la felicidad que propone a través de su técnica Sudarshan Kriya. Una técnica de respiración que ha recorrido el mundo y que él mismo creó luego de 10 días de silencio en un retiro espiritual a orillas del río Bhadra en la India. Cualquiera podría pensar que no podemos hacer otra cosa que vivir en el presente, sin embargo es común que nuestros pensamientos salten de la preocupación por el futuro al rencor del pasado, una de las caras del estrés.

Shankar dice que cada emoción tiene un ritmo que corresponde en la respiración y que su regulación ayuda a aliviar el sufrimiento personal. Para él la alegría solo está disponible en el momento presente.

El gurú apuntó que “es necesario crear una atmósfera libre de violencia porque la prosperidad siempre está asociada con la paz”. No se pasó por alto la política y apuntó que “la corrupción es uno de los temas candentes en el mundo, especialmente en los países en desarrollo. No es solo cosa de legisladores y políticos, toda la gente debería alzarse contra la corrupción”.

Fuera, unas 80 personas se habían juntado frente a la pantalla gigante para escuchar al gurú y meditar. Una mansa llovizna caía sobre ellos como un gesto místico del cielo.

En números

30 – Son los años que hace que Shankar fundó “El arte de vivir”.

154 – Son los países en que actúa la fundación “El arte de vivir”.

350 – Son los millones de personas que se han acercado a la fundación de Shankar.

6 – Son los millones de seguidores que tiene su técnica en el mundo.

100 – Son los miles de participantes de su programa –llevado a cabo por la Asociación Internacional por los Valores Humanos, con sede en Ginebra– destinado a atender a personas privadas de libertad.

10 – Son los instructores de su sistema que trabajan en las cárceles de Uruguay.

300 – Son los instructores de su sistema que hay en Argentina trabajando en las cárceles.

10 – Son los días que Shankar guardó silencio en un retiro en las orillas del río Bhadra en la India, cuando recibió su revelación

4 – Eran los años que tenía Shankar cuando recitaba de memoria versos de Bhagavad-guitá.

Un celular bajo la túnica

Durante la conferencia de prensa que dio en el Hotel Sheraton, Shankar dirigió un ejercicio de meditación. Cuando estaban en pleno ejercicio un celular sonó molestamente. Le gente pensó que se trataba de un desprevenido espectador pero era el celular del propio Shankar que lo tenía bajo su inmaculada túnica. El aparato, volvió a sonar dos veces más. Cosas de la tecnología que no sabe nada de mística.