Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Grupo Pro Vida señala que se intenta “amedrentar” a médicos objetores de aborto

RADIO MONTE CARLO |

El colectivo Movidos por la Vida manifestó que la información difundidas sobre los médicos objetores de conciencia por ONGs defensoras del aborto, intentan “continuar amedrentando” a los profesionales. Remarcan que el recurso no es presentado únicamente por motivos religiosos.

Días atrás, el colectivo Mujer y Salud (MYSU) presentó un informe que detalla que 14 de los 16 ginecólogos de Paysandú presentaron la objeción de conciencia para no realizar abortos, al igual que seis de los diez profesionales de Río Negro.

La activista Lilián Abracinskas, dijo que “estos porcentajes no corresponden con los niveles de religiosidad de la sociedad uruguaya”.

“Estas declaraciones no son ofensivas para las personas religiosas, sino para las personas ateas o agnósticas, porque presuponen que los únicos motivos para querer proteger la Vida de los niños y niñas por nacer y de sus madres son de índole religioso. Privan, pues, a las personas ateas o agnósticas, del derecho a una ética humanista basada en el carácter inviolable de la dignidad de todo ser humano”, sostiene Movidos por la Vida.

A través de un comunicado, el colectivo califica de “inaceptable que quienes promueven el aborto, busquen con esta información continuar amedrentando a estos médicos, que vienen siendo objeto de persecuciones desde el mismo comienzo de la aplicación de la ley de aborto y que hacen un ejercicio legal y legítimo de su libertad de conciencia, que está en consonancia con los principios de salvaguarda de la salud y la Vida Humana que definen y dan sentido a su profesión”.

En tanto, reiteran su pedido al Ministerio de Salud Pública de “mayor transparencia y rigurosidad en la difusión de los datos relacionados a la aplicación de la ley de aborto”.

Pretenden obtener “información detallada en lo que refiere a la evolución mensual del número de abortos, departamento por departamento y por edad de las usuarias, a posibles complicaciones sanitarias de mujeres derivadas de prácticas abortivas, entre otros aspectos”.