Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios Galimbertti comparte dudas en cuanto al resultado del referéndum sobre el aborto

UNOTICIAS |

El obispo de Salto, Monseñor Pablo Galimbertti, expresó que hay quienes plantearon sus dudas sobre los sucesivos procesos electorales por delante para derogar la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Rechazó aceptar el matrimonio igualitario, dado que no se puede pedir que se adapten a ese mundo al que calificó de lleno de “depresivos” con “tasas de suicidio en crecimiento”. Sostuvo que la táctica debe radicar en la educación.

En diálogo con Unoticias, Galimbertti sostuvo que “apagar incendios” no es la solución y llamó a hacer prevención desde la educación.

“Hay que trabajar en la guía de la conciencia. Cada uno debe encontrar ese rumbo, de la fe y las certezas. Entre ellos está el saber que la vida es un derecho y que no me lo pueden robar y que la es familia un modelo al que hay que apostar, donde las figuras educadoras son las de padre y madre, que deben darse de forma armónica”.

Dijo que si no apostamos a esa educación de la conciencia, cree que la educación resbala aunque sean “gotas preciosas que impartan los docentes” porque “no hay un vaso limpio y transparente”.

Sobre el matrimonio igualitario, o las uniones del mismo sexo, Galimbertti afirmó que no se trata de poner la discusión entorno a la palabra matrimonio, porque sino “sería mucho más sencillo”.

“Uno escucha que le dicen hay que adecuarse al mundo moderno, y yo me pregunto ¿adecuarse, pero a qué?”

“¿A qué mundo hay que ajustarse y ponerse a tono? ¿Al mundo alocado que vivimos, lleno de depresivos, con tasas de suicidios en crecimiento? ¿De qué mundo me están hablando?. Si se ha perdido por ejemplo todo contacto con la naturaleza, que hoy está con manos ávidas de usura en el mundo. Acá en Uruguay en el campo por ejemplo hay ahora antenas y torres, toda intervención de la mano humana genera dificultades. Tenemos el caso de la Megaminería o los ríos. A ese mundo no. Yo prefiero mayor paz”.

Afirmó que existen modelos alternativos que aparecen como opciones religiosas, políticas, sociales, con las que hay que convivir, buscar las coincidencias y mantener las diferencias, sino la sociedad es una chatura.

Al ser consultado sobre la votación en la consulta popular sobre la interrupción de embarazo, el obispo dijo que es un “tema delicado” y ya dijeron que apoyarán el referéndum.

No obstante reconoció que “hay gente que está planteando que es muy difícil alcanzar el resultado” algo que comparte, pero afirma que apoya “con todas las zonas grises que tiene esta decisión. Alentamos, dado que, en una visión pragmática hay otros pasos que podrán seguir dándose. Se verá. En lo personal creo que votaría”.

Sobre la fe en Uruguay admitió que es cierto que va cambiando sus expresiones y agregó que “la fe se ha privatizado”.

“Como el amor a la patria, no basta evocar los símbolos patrios en las fechas, sino también hay que cultivar la solidaridad, un Artigas traducidos en gestos cotidianos. De lo contrario lo dejamos en los museos”.