Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Francisco pide no olvidar a refugiados

EL PAÍS |

Planteó que se debe asumir compromiso con desprotegidos.

El papa Francisco presidió ayer la tradicional celebración litúrgica del Domingo de Ramos y la Pasión del Señor en la Plaza de San Pedro, y ofreció a los fieles una homilía en la que lamentó que haya mucha gente que no asuma la responsabilidad del destino de los refugiados.

En esta jornada, celebración previa a la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret, Jorge Bergoglio recordó que, de camino a la cruz, Jesús “experimenta en su propia piel también la indiferencia, pues nadie quiere asumir la responsabilidad de su destino”.

Y en este punto, haciendo gala de la espontaneidad que caracteriza la mayoría de sus intervenciones, apuntó: “Pienso en tantos marginados, en tantos refugiados… y también en tantos que no quieren asumir la responsabilidad de su destino”.

Estas frases se producen en el mismo día en el que ha entrado en vigor el acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Turquía, que contempla la devolución a este país de los inmigrantes irregulares que lleguen a las islas griegas.

A las 9:30 de la mañana local comenzó en la Plaza de San Pedro del Vaticano esta gran fiesta católica que conmemora la entrada de Jesús en Jerusalén.

El papa Francisco llegó a la plaza vaticana a pie, con una mitra dorada y una casulla roja, y se acercó hasta el obelisco central para ser testigo de la procesión de las palmas e impartir su bendición.

Posteriormente, fue en procesión hasta el altar ubicado ante la fachada principal de la Basílica de San Pedro, donde presidió la celebración de la eucaristía.

A la ceremonia asistieron miles de fieles procedentes de todas partes del mundo que acudieron a la plaza vaticana a escucharle.