Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Francisco participa de la recreación del viacrucis

EL PAÍS |

AL IGUAL QUE AYER LO ACOMPAÑA UNA MULTITUD

El papa Francisco muestra su lado espiritual al presidir uno de los ritos más solemnes de la Iglesia católica: la recreación del viacrucis en el corazón de la playa de Copacabana, conocida por ser el centro de la agitada vida nocturna de Río de Janeiro.

Francisco hizo un largo viaje este viernes a lo largo de Río, en la vía que bordea la bahía para llegar al escenario, en el que en estos momentos se inicia la ceremonia.

En su trayecto, saludó a niños y ondeando su brazo a una multitud que fervorosa gritaba tras las altas bardas y los soldados apostados a lo largo de la vía.

La ceremonia le da la oportunidad al sumo pontífice de mostrar su espiritualidad después de que el día anterior instara a jóvenes católicos argentinos armar líos en las diócesis y salir a las calles a difundir su fe.

Este viernes Francisco elogió a los ancianos durante la Jornada Mundial de la Juventud que se celebra en la ciudad cuando dijo que los abuelos son fundamentales para la transmisión de la sabiduría y del patrimonio religioso, y que su diálogo con los jóvenes es un “tesoro a preservar y fortalecer’.’

Su mensaje no sólo se ha centrado en la juventud católica presente en esta jornada sino también en la generación de sus abuelos. Esta preocupación por los más viejos ha hecho parte del trabajo pastoral de Francisco desde que estaba en Argentina, impulsado en parte por el crucial papel que jugó su propia abuela en su desarrollo espiritual y como una deferencia a su predecesor en el pontificado, Benedicto XVI.

Hablando desde el balcón del Palacio Arzobispal de San Joaquín, Francisco recordó que el viernes se celebra el Día de los Abuelos en muchos lugares del mundo y que los jóvenes deben aprovechar esa oportunidad para honrar y agradecer a sus abuelos por la sabiduría que comparten.

“En estas jornadas de la Juventud, los jóvenes quieren saludar a los abuelos”, dijo el pontífice antes de pronunciar la oración del Ángelus en un balcón del Palacio Arzobispal, ubicado al sur de Río. “Los saludan con todo cariño y les agradecen el testimonio de sabiduría que nos ofrecen continuamente”.

El Papa almorzó con 12 jóvenes de varios países del mundo.

“La acogida fue fantástica”, dijo una joven colombiana que solamente se identificó con el nombre de Paula.

El papa dijo que la visión actual del mundo es economicista y “ha dejado de lado la visión humanista. Nos dijo que tenemos que volver a esa visión más enfocada en el hombre”, dijo Paula. “Nos hizo unas preguntas, pero nos pidió que no las respondiéramos en ese momento sino después, en oración. ¿Por qué están muriendo jóvenes en las calles? ¿Por qué hay gente sufriendo?… Al final, nos dio una misión: amar a los otros”.

En la mañana, el pontífice ofició una misa para sus compañeros de orden, los jesuitas, y confesó el viernes a un grupo de jóvenes en un parque de la ciudad antes de dar inicio a uno de los actos más solemnes de esta versión de la Jornada Mundial de la Juventud, una puesta en escena del viacrucis en el corazón de la playa de Copacabana, conocida por ser el centro de la agitada vida nocturna de Río de Janeiro.

Francisco también ofreció una oración al mediodía y se reunió con un grupo de adolescentes privados de libertad en el Palacio Arzobispal, en lo que ha sido otra de sus prioridades que data de sus días como sacerdote, obispo y arzobispo de Buenos Aires, que hace parte de su creencia de que la Iglesia católica debe estar más cerca de los marginados y olvidados de la sociedad.

En la jornada de hoy también destacó la importancia de preservar y alimentar el diálogo entre las generaciones y pidió a los fieles católicos que lo acompañaran a rezar la oración a la Virgen María y recordó que el viernes la Iglesia también celebra a los padres de la Virgen María, los abuelos de Jesús: San Joaquín y Santa Ana.

Los cinco jóvenes que se confesaron con el santo padre fueron elegidos a través de un sorteo.

“Fueron cinco minutos de encuentro. Él (papa) siguió el ritual normal de una confesión, pero después conversamos”, dijo emocionada Estefani Lescano a la agencia internacional The Associated Press, estudiante de enfermaría de 21 años procedente de Venezuela. “Yo lo invité a mi país, que lo necesitamos, y él me habló sobre que los jóvenes tenemos la misión de mantener viva a la Iglesia y de propagar el mensaje de Cristo”.

Las confesiones se hicieron en el parque Quinta da Boa Vista, al norte de Río, donde los organizadores montaron una pequeña capilla con un toldo e instalaron en su interior un pequeño confesionario. Afuera del lugar también había casetas improvisadas para la confesión.

Más tarde partió al Palacio Arzobispal de San Joaquín, y a cien metros de llegar a su destino, el vehículo en el que viajaba el papa se detuvo y él se bajó para bendecir a una niña de cinco años, María di Soria, que sufre de hidrocefalia.

El pontífice, que mantiene una frenética agenda, salió temprano de su residencia y llegó a Quinta de Boa Vista, al norte de la ciudad, en su quinto día en Brasil.

http://www.elpais.com.uy/mundo/papa-francisco-participa-recreacion-viacrucis.html