Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Francisco, en el punto de mira de los terroristas decapitadores

ESPECTADOR.COM |

El papa Francisco “se encuentra en el punto de mira del grupo yihadista Estado Islámico (EI)”, responsable de la decapitación del periodista estadounidense James Foley, por ser “portador de la verdad falsa”, según publica hoy el diario italiano “Il Tempo”.

En el artículo, el rotativo apunta a que “fuentes israelíes creen que en el punto de mira del EI se encuentra el papa Francisco, el máximo exponente de la religión cristina, por ser ‘portador de la verdad falsa'”.

La noticia cita también “fuentes de la inteligencia italiana” para poner el acento en que “Italia es un trampolín de lanzamiento para los muyahidines (combatientes de la guerra santa)” y que “las llegadas continuas de inmigrantes sirven de base para la entrada de los yihadistas en Occidente”.

El diario conservador advierte además de que el autoproclamado califa del Estado Islámico, Abu Bakr Al Baghdadi, “quiere superar a Al Qaeda y las hazañas del ‘jefe del terror’ (Osama Bin Laden)”.

Ofensiva contra Estado Islámico

Por último, el periódico asegura que el líder del EI, “según fuentes israelíes, presume en su entorno más cercano de contar con la presencia de conversos occidentales, pero también de jóvenes de segunda generación, hijos de inmigrantes nacidos en países europeos, y que ahora han optado por abrazar el fundamentalismo islámico”.

El papa Francisco ha hecho diversos llamamientos por la paz en Oriente Medio en distintas ocasiones y precisamente el domingo pidió oraciones para que termine “la violencia insensata” y para “un amanecer de paz y reconciliación entre los hombres”.

Lo hizo en un mensaje que fue leído durante la celebración de una misa en honor a Foley, que tuvo lugar en la iglesia de Rochester, en New Hampshire, en Estados Unidos.