Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

Noticeu Formación, peregrinación y Misa en la Fiesta de María Auxiliadora

 

misa

En el marco de la Fiesta de María Auxiliadora, 350 jóvenes del Movimiento Juvenil Salesiano (MJS) se reunieron en el Colegio Pío para compartir una instancia de formación con la participación del Cardenal Daniel Sturla, una peregrinación al Santuario Nacional de María Auxiliadora y la Misa presidida por el P. Inspector, Néstor Castell.

La fría jornada dominical comenzó con algunos jóvenes amaneciendo en el Colegio Pío, luego de la Vigilia Mariana que finalizara sobre la medianoche, y otros que llegaron desde sus hogares para el inicio de las actividades pautadas.

Luego del desayuno grupal y de un momento de oración, los 350 animadores del MJS se trasladaron al teatro del colegio, donde el P. Alfonso Bauer, encargado de Pastoral Vocacional, presentó a los jóvenes el proyecto “Faremmo a Metá”. Esta propuesta busca acompañar a los jóvenes varones en la búsqueda de caminos de vida religiosa y sacerdotal, a través de distintas experiencias que se realizarán durante el año.

Sobre las 9:30 horas comenzó una charla del Arzobispo de Montevideo, Cardenal Daniel Sturla, sobre las distintas advocaciones de la Virgen María que son tradicionales en nuestro país. Este encuentro sirvió para enmarcar los talleres que le seguirían, en la historia y la devoción mariana.

El prelado mencionó los nuevos fenómenos marianos, sobre todo los de Salta y Medjugorje, lugares que reciben miles de peregrinos aunque la Iglesia no ha dado su respaldo oficial. “En la tradición salesiana, María Auxiliadora se le apareció varias veces a Don Bosco pero no hay una devoción a esos acontecimientos. Alguien puede decir ‘a mí una vez se me apareció la Virgen’ y puede ser que haya sido un sueño, una imaginación o que de verdad María haya querido tener una manifestación. Pero hay que ser muy cuidadosos y no alentar experiencias extraordinarias, porque la santidad no está hecha de este tipo de vivencias”, comentó.

Daniel

Sturla también hizo referencia al fallecimiento del diputado Víctor Semproni, integrante del izquierdista Movimiento de Participación Popular, al que definió como “un hombre de fe, con el que tuve unas charlas fantásticas a pesar de que no comparto lo que hizo en su juventud, cuando estuvo en la guerrilla. Una de las últimas cosas que hizo, fue tener la iniciativa de que 4 diputados, de 4 partidos distintos, firmaran a favor de la colocación de la imagen de la Virgen en la Rambla de Montevideo”.

Más tarde, se desarrollaron distintos talleres para animadores, que enseñaron estrategias para apoyar la actividad pastoral en lo lúdico, lo espiritual, lo pedagógico o lo musical. Cada joven se anotó a uno de ellos previamente, según el tema que más le interesaba. Estos espacios, estuvieron a cargo de un religioso o laico con experiencia en la temática brindada.

PEREGRINACION AL SANTUARIO DE MARIA AUXILIADORA

A pie o en ómnibus, los jóvenes recorrieron las casi 15 cuadras que separan el Colegio Pío de la Parroquia Santa María Madre de la Iglesia, donde los esperaba el almuerzo grupal y que sería el punto de partida de la peregrinación que comenzaba sobre las 15 horas.

Una multitud de jóvenes y adultos comenzó a caminar por Avenida Lezica hacia el Santuario Nacional de María Auxiliadora. Con la imagen de la Virgen al frente, animados por un camión con parlantes que marchaba detrás de ella, los peregrinos iban rezando el “Ave María” o entonando canciones alegres. Junto a dicho vehículo, también iba un Rosario gigante, confeccionado con cartón. Cada una de sus coloridas cuentas, fue cargada por un animador durante todo el trayecto, como gesto de oración a nuestra Madre celestial.

Una vez llegados al Santuario y colocada la imagen junto al altar, se dio paso a la Eucaristía, que fue presidida por el PadreMaria Inspector. En su homilía se dirigió especialmente a los cientos de animadores que colmaban el lugar.

“Estamos invitados a ser capaces de darnos cuenta de que el otro necesita de mí y a dar el otro paso, salir de prisa a servirlo. Eso nos enseña nuestra Madre, no vamos simplemente a atender una realidad donde no descubrimos más nada que una situación problemática sino que, como Ella, somos portadores de Jesús. María, llevándolo mientras estaba embarazada, se acercó a una realidad complicada como era la de su prima Isabel”, comentó Castell al respecto.

Con la caída del sol finalizó la Misa y los adultos comenzaron a retirarse del Santuario, mientras que los jóvenes alargaban la fiesta, bailando y saltando canciones salesianas que motivaban a sacarse el frío que propuso la tarde otoñal.