Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Fiscal pide procesamiento con prisión para sacerdote por abuso sexual a menor

EL OBSERVADOR |

Los hechos ocurrieron cuando el joven tenía entre 14 y 18 años; actualmente la víctima tiene 23

El fiscal penal Gilberto Rodríguez solicitó el procesamiento preventivo con prisión para un sacerdote acusado de abusar sexualmente de un menor de 14 años, que actualmente tiene 23, cuando este concurría como feligrés a la parroquia.

El pedido de procesamiento señala que el acusado “abusando de su condición de sacerdote del lugar, le obligó a realizarle sexo oral en la habitación del párroco”.

Añade que según la denuncia del joven estos hechos ocurrieron en diversas oportunidades cuando él tenía entre 14 y 18 años. “El denunciado reconoció la comisión del hecho en una sola ocasión, a pedido de la víctima y cuando este tenía 18 años de edad”, señala el documento.

El fiscal le tipifica al acusado el delito de atentado violento al pudor y señala que dada “la gravedad” de los hechos, así como “la necesidad cautelar de prevenir eventuales comportamientos en su desempeño religioso con otros fieles adolescentes” y “la necesidad de que se mantenga en el país y disposición de la sede” solicita la prisión preventiva.

Fuentes de la Iglesia católica informaron a El Observador que se trata del caso que trascendió en marzo de este año. En aquel entonces, la jueza Ana Claudia Ruibal tomó declaraciones al sacerdote y a un testigo. En tanto, el fiscal Gilberto Rodríguez pidió nuevas pruebas.

Por su parte, la Iglesia católica emitió en aquellos días un comunicado, donde informaba que ya se habían tomado para con el sacerdote las medidas establecidas en el protocolo ante casos de abuso a menores.

El comunicado señalaba que el sacerdote se había trasladado a vivir a Brasil y que hasta entonces ante la Justicia había negado los hechos.

El texto también daba cuenta de que Sturla y el superior de la congregación se reunieron inmediatamente con el denunciante y su familia. Posteriormente el superior decidió suspender al sacerdote de toda actividad con menores, retirarlo de la parroquia y el colegio donde se desempeñaba en Brasil y suspender todas sus actividades pastorales.