Iglesia al día

" El amor al otro por ser quien es, nos mueve a buscar lo mejor para su vida. Sólo en el cultivo de esta forma de relacionarnos haremos posibles la amistad social que no excluye a nadie y la fraternidad abierta a todos. #FratelliTutti "
@Pontifex

Noticeu Falleció el P. Juan Zordán, el “hacedor” de Quebracho (Diócesis de Salto)

zordan

A los 90 años, partió  a la Casa del Padre, en la tarde del jueves 22 de setiembre, el querido P. Juan Zordán, de la Diócesis de Salto.  El deceso del P. Zordán tuvo lugar en Montevideo. El velatorio y sepelio tuvieron lugar en su ciudad natal, Nueva Palmira. Se celebró Misa de cuerpo presente a las 11.30 h y por decisión de su familia fue sepultado en el cementerio local.

El P. Juan desarrolló su ministerio sacerdotal durante muchos años en la parroquia de Quebracho. Allí ha sido catalogado como el “hacedor” de la ciudad de Quebracho (Paysandú) donde fue párroco, dirigió un quincenario, en 1965  inauguró la Escuela Taller San José donde se enseñaban diversos oficios a jóvenes de ambos sexos, e impulsó distintos proyectos destinados a la promoción humana y pastoral de los lugareños. Entre sus muchas realizaciones organizó el Festival Cantando junto al fogón que se realiza todos los años en febrero.

Con el paso de los años siendo ya muy mayor se trasladó a la parroquia de Nueva Palmira y su último tiempo lo transcurrió en   el Hogar Sacerdotal en Montevideo.

 

Para calibrar lo que significó para la gente de Quebracho el aporte y la visión del sacerdote compartimos estas líneas tomadas de www.eltelegrafo.com :

Según el historiador Oldemar Chacón, muchos curas párrocos del interior rural consagraron sus mejores años a trabajar en beneficio de la comunidad.
Uno de ellos fue Juan Zordán, quien llegó a Quebracho el 19 de mayo de 1963. A tres meses de establecerse en la villa, se convirtió en director del periódico quincenal “El Eco”, que un año antes se había editado como mensual bajo el nombre de “Vistaso” concebido a mimeógrafo. Quebracho debe a Zordán la creación –en 1965– de la Escuela Taller San José, que en sus inicios funcionó como escuela artesanal. En ese lugar las jovencitas aprendían tejido, corte y confección, cocina, bordado a mano y a maquina, y crochet. Los jóvenes efectuaban trabajos en madera, cuero, cobre torneado en la madera y dibujo, en tanto, los mayores fabricaban escobas y bloques de hormigón.

El 1º de junio se puso la piedra fundamental de la Escuela Taller San José, obteniéndose ayuda de la comunidad parroquial San José del Gran Ducado de Luxemburgo. El 23 y 24 de marzo de 1967 la parroquia recibió la visita de Pierre Pescatore, ministro plenipotenciario del Ducado de Luxemburgo, quien durante su visita representó a la hermana comunidad de la parroquia San José, con la cual Quebracho estableció un estrecho lazo de amistad. Ese mismo año la parroquia recibió las primeras maquinas industriales de carpintería de la Escuela Taller San José, financiada por “Misereor”, fundación de los católicos alemanes.

En 1968 una cooperativa de productos lácteos de Luxemburgo planteó la posibilidad de instalar una fábrica en Quebracho, proyecto que no prosperó, debido a que el volumen de producción era demasiado limitado en relación a lo que exigía la fábrica luxemburguesa. Se trataba de la generación de 15.000 litros diarios.

El 24 de enero de 1970 los vínculos de hermandad entre las comunidades de Lamperbierg (Luxemburgo) y Quebracho volvieron a fortalecerse. Jeanny Conrath llegó desde la pequeña nación europea para ponerse al servicio de la parroquia durante un año y atender los requerimientos de todos aquellos que necesitasen sus servicios de educadora, enfermera, animadora de grupos juveniles, docente de inglés y francés. Se trató de un gesto solidario de la comunidad de Lamperbierg y de Conrath.

El 17 y 18 de diciembre de 1973, en el seno de la parroquia, nació el primer festival “Cantando al Calor del Fogón”, que adquirió fama a nivel nacional por la profesionalidad y calidad, tanto de los artistas como también de aquellos que desde el comienzo participaron en la organización. Además, por su continuidad, se trata del festival más antiguo del país. En 1986 se llevó a cabo la Jornada Nacional de la Juventud y 8ª Jornada Nacional a nivel diocesano, organizada por el grupo de jóvenes de la parroquia, con participación de unos mil jóvenes de la Diócesis de Salto. El encuentro a nivel de talleres se realizó en la Estancia de Guaviyú y el acto de clausura, eucaristía mediante, fue presidido por monseñor Carlos Nicolini, obispo coadjutor de Salto, y celebrado con varios sacerdotes.

Fue Juan Zordán, con la ayuda de un grupo de quebrachenses y el aporte de la comunidad de Luxemburgo, quien hizo posible la creación del Centro de Promoción Humana, el 15 de setiembre de 1987. Fue una experiencia única y ejemplar para la época en el país. También fue promotor del pensionado “Arcoiris” para jóvenes de las colonias de la zona.
El 9 de mayo de 1987 se concretó la anhelada visita del papa Juan Pablo II a la ciudad de Salto, congregando a más de 60.000 mil personas. Desde Quebracho concurrieron varios fieles que, a pesar de haber quedado lejos del estrado, quedaron muy conformes por participar en la histórica jornada.

En la Escuela Taller San José se construyó un altar que fue utilizado para la misa del santo padre en el barrio Cien Manzanas. Actualmente es el usado cada domingo en la parroquia.

El 24 de marzo de 1989 se instalaron en Quebracho las hermanas de la Congregación de San José (josefinas), cuyas fundadoras fueron las hermanas Adela, Albina y Ana Mercedes, quienes contribuyeron enormemente a la evangelización de Quebracho, sumando material espiritual y humano a la parroquia Santa Teresita.

 

Otro artículo de interés sobre el P. Zordán aquí

Rezamos por su descanso eterno y el consuelo de sus seres queridos.