Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Escándalo en Argentina por denuncias de abusos sexuales de sacerdotes

EL OBSERVADOR |
https://www.elobservador.com.uy/nota/escandalo-en-argentina-por-denuncias-de-abusos-sexuales-de-sacerdotes–201963162311

En los últimos 20 años hubo 63 denuncias, pero los traslados de los religiosos acusados de un lugar a otro ayudó a encubrir los casos.

La Iglesia argentina ocultó durante años a sus sacerdotes y religiosos acusados de abusos sexuales. Además, según informó La Nación, en Argentina no hubo ninguna investigación oficial como sí ocurrió en Estados Unidos, Chile, Irlanda, Australia o Alemania.

La Iglesia argentina reconoció que el encubrimiento se lograba, en la mayoría de los casos, con traslados. Era una práctica habitual que a los obispos los enviasen a otra jurisdicción sin alertar sobre la denuncia detrás de ese movimiento, una vez que se daba una denuncia de abuso.

La investigación llevada adelante por La Nación reveló que en los últimos 20 años se comprobaron un total de 63 denuncias. En por los menos 19 de esos casos, la Iglesia trasladó al acusado hacia otro lugar. Cinco de esos curas tienen denuncias de abusos en más de un lugar.

“La práctica (de los traslados de religiosos acusados) ha sido habitual, no solamente aquí sino en todos lados. Eso está reconocido en países donde se han hecho las investigaciones más profundas, como Estados Unidos o Alemania”, armó Sergio Buenanueva, obispo de San Francisco de Córdoba.

Buenanueva es uno de los máximos responsables de lidiar con los abusos dentro de la Iglesia argentina. “La de los abusos es una de las crisis más graves que tiene la Iglesia en los últimos tiempos”, dijo. Pero no solo el obispo argentino lo dice, sino que el Papa hace tres meses armó: “Es necesario cambiar la mentalidad para combatir la actitud defensiva-reaccionaria de salvaguardar la Iglesia”.

La lista de los 63 denunciados incluye 17 casos con condena judicial, 22 con proceso judicial en macha y 24 no judicializados, pero con denuncias consistentes en su contra (en cuatro de ellos hubo un proceso que quedó trunco).

Además la Iglesia sancionó a los involucrados en por lo menos 23 casos. En 12, les quitó el estado clerical, la máxima pena que aplica la institución.

La investigación realizada por La Nación llevó un año y arrojó que en todos los ámbitos las denuncias incluyen situaciones en seminarios, hogares de niños, colegios pupilos, escuelas, campamentos y parroquias. Si bien la mayoría de los involucrados son curas o religiosos, también hay tres monjas involucradas. Entre las víctimas hubo niños de 3 años de edad.

A la hora de buscar explicaciones sobre la causa de los abusos, tanto Buenanueva como el sacerdote y teólogo Fernando Miguens, coinciden que el celibato es uno de los orígenes. “El celibato en sí mismo no causa que un adulto se convierta en un depredador sexual, pero sí es un importante factor de riesgo”, dijo Buenanueva.

Sin embargo, el Papa Francisco tiene otra visión. “Que el celibato traiga como consecuencia la pedofilia está descartado. Más del 70% de los casos de pedofilia se dan en el entorno familiar y vecinal”, expresó en el libro Sobre el cielo y la Tierra. En ese libro también dice que nunca recibió alguna denuncia de abuso en sus tiempos de arzobispo de Buenos Aires.

En febrero de este año, el papa Francisco reunió a los presidentes de las 114 conferencias episcopales de todo el mundo en una cumbre en el Vaticano destinada a combatir los abusos. Además, desde este domingo a todos los obispos del mundo se les dio un protocolo sobre cómo actuar en los casos de abusos. Más allá de esto el Papa ordenó contar para julio de 2020 con un sistema accesible al público para recibir informes de abusos.

A pesar de todas las iniciativas planteadas, la Iglesia no tiene registros de los casos de abusos que incluyen a sus miembros.