Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Envidias y divisiones destrozan a la Iglesia, advierte el Papa

ESPECTADOR.COM |

“Las divisiones y las envidias destrozan a la Iglesia y son los orígenes de cualquier guerra”, dijo hoy el papa Francisco durante su catequesis en la audiencia general de los miércoles celebrada en San Pedro.

El Papa tomó como referencia las antiguas comunidades cristianas en tiempos del apóstol San Pablo, que encontraron muchas dificultades ya que vivieron “las experiencias de las envidias, las divisiones, lasincomprensiones y marginación”.

Para Francisco esto sigue ocurriendo en nuestros días y en muchas comunidades cristianas, parroquias e incluso barrios donde hay “incomprensión y marginación”.

Según el pontífice, estas circunstancias son “el inicio de una guerra”, pues “las guerras empiezan en el corazón con estas incomprensiones, divisiones, envidias y estas luchas con los demás”.

El Papa citó los consejos que el apóstol Pablo dio a los Corintios y aseguró que son actuales, como el de “no ser celosos y apreciar en cada comunidad los dones y cualidades de nuestros hermanos”.

Ante ello, Francisco recomendó “apreciar las cualidades contra las divisiones” y “participar en los sufrimientos de los últimos y más necesitados”, así como “expresar profunda gratitud a todos”.

Otro de los mensajes del Papa en esta catequesis fue: “Nunca sentirse superior a los demás”.

Cuando saludó a los peregrinos de lengua española, Francisco señaló que “el auténtico amor, que crea comunión, no presume ni se engríe, no lleva cuentas del mal recibido y goza haciendo el bien, no tiene envidia, sino que considera a los demás mejor que a sí mismo, sufre con los últimos y necesitados, y valora y reconoce a quienes hacen los servicios más humildes y escondidos”.