Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

La Iglesia en los medios En Uruguay hace más de 50 años que todos los sacerdotes pueden perdonar abortos

EL OBSERVADOR |

Corresponde a cada diócesis habilitar a los clérigos. El papa amplió por un año el permiso a todos los curas del mundo

0002010656

El papa Francisco proclamó en marzo un año jubilar extraordinario dedicado a la misericordia de Dios, que inicia el 8 de diciembre de 2015 y finaliza el 20 noviembre de 2016. El objetivo de la celebración de la Iglesia católica es recordar el amor misericordioso de Dios, que se manifiesta de manera concreta en el sacramento de la reconciliación (confesión).

En una carta que el papa envió esta semana al presidente del Pontificio Consejo para la promoción de la Nueva Evangelización, Rino Fisichella, Francisco extendió a todos los sacerdotes del mundo el permiso para poder perdonar el pecado de aborto durante el año jubilar.

El anuncio no cambia las condiciones vigentes en la Iglesia uruguaya. “En nuestro país desde hace más de 50 años los obispos delegaron a todos los sacerdotes la facultad de perdonar este pecado”, dijo a El Observador el obispo de Mercedes, Carlos Collazzi. Corresponde a cada diócesis habilitar a sus clérigos a confesar abortos, y en Uruguay hubo un acuerdo entre los obispos hace varias décadas.

Collazzi señaló como positivo que “la voz misericordiosa de Dios sea pronunciada con prontitud”. No obstante, el obispo relató que el hecho de que todos los sacerdotes puedan perdonar un aborto no le quita gravedad al pecado. En esta línea, el obispo de Salto, Pablo Galimberti, dijo a El Observador que “la pérdida de la sensibilidad moral en la sociedad es una luz de alarma” y que “cuando el aborto está legalizado o cuando es una práctica frecuente, evidentemente se trata de una sociedad que no aprecia la vida”.