Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios En su mensaje de Navidad, el Papa Francisco pidió por los inmigrantes y los refugiados

LA REPÚBLICA |

TAMBIÉN PIDIÓ LA “COEXISTENCIA PACÍFICA DE DOS ESTADOS”, EN REFERENCIA A ISRAEL Y PALESTINA

En uno de los mensajes que dio para la Navidad durante la tradicional Misa de Gallo en el Vaticano, el Papa Francisco llamó a recibir a los perseguidos y desplazados “con los brazos abiertos” y “ser más solidarios” con las personas que sufren por escaparse de sus países.

“Tantas pisadas están ocultas en las pisadas de José y María. Vemos las huellas de familias enteras forzadas a partir hoy en día”, señaló el Papa en su homilía desde la Basílica de San Pedro, en donde asistieron cerca de 100 mil fieles.

Francisco reflexionó sobre los numerosos casos en los que una partida llena de esperanzas de un futuro mejor y que, en otros, esta partida solo tiene un nombre: supervivencia. “Jesús, en su pobreza y humildad, proclama y demuestra que el verdadero poder y la auténtica libertad se demuestran honrando y asistiendo a los débiles y frágiles”, comentó.

“Vemos los rastros de familias enteras que incluso hoy en día se ven obligadas a abandonar sus hogares. Vemos los rastros de millones de personas que no se van voluntariamente, sino que se ven obligadas a separarse de sus seres queridos porque son desplazadas de su país”, enfatizó en su mensaje.

Para Francisco, la Navidad es una época para transformar la fuerza del miedo en “una fuerza del amor”. Por eso, advirtió, no hay que conformarse con las injusticias sino tener el valor de “ser un espacio para la hospitalidad en medio de las tensiones y conflictos”.

“Coexistencia pacífica de dos Estados”

En tanto, Francisco presidió este lunes la ceremonia de bendición global en la plaza San Pedro, al mismo tiempo que publicó un mensaje que denuncia “la degradación humana, social y ambiental” provocada por “un modelo de desarrollo ya caduco”.

El documento se explaya luego en ejemplos en los que contrapone permanentemente al niño Jesús con las crisis actuales más graves en política, economía y sociedad: “Vemos a Jesús en los niños de Oriente Medio, que siguen sufriendo por el aumento de las tensiones entre israelíes y palestinos”.

Sobre este punto, pidió también por “la paz en Jerusalén y toda la Tierra Santa”. También se pronunció a favor de “la coexistencia pacífica de dos Estados dentro de unas fronteras acordadas entre ellos y reconocidas a nivel internacional”.

El papa pidió ver a Jesús en los rostros de los niños de Siria, Yemen, Irak, y de los países más lacerados por las guerras en África, además de otros puntos del planeta “donde la paz y la seguridad se ven amenazadas”. Mencionó a la península coreana como ejemplo de esa situación.

También hizo referencia a Venezuela: “Confiamos al Niño Jesús para que se pueda retomar un diálogo sereno entre los diversos componentes sociales por el bien de todo el querido pueblo venezolano”, dijo.