Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios En carta, Benedicto desmintió versiones

EL PAÍS |

EL PAPA EMÉRITO NEGÓ HABER SIDO PRESIONADO A DIMITIR

El papa emérito Benedicto XVI afirmó, en una carta publicada ayer en primera plana por el diario italiano La Stampa, que no existe la menor duda sobre la validez de su renuncia al pontificado y que es absurdo especular sobre esa decisión.

La carta de Joseph Ratzinger fue una respuesta a algunos comentarios e interpretaciones sobre su gesto que circularon en los medios italianos e internacionales.

La Stampa le pidió al Papa, a través de una serie de preguntas, precisiones sobre su renuncia. Y Ratzinger respondió personalmente, con una carta desde el Vaticano a nombre de “Benedictus XVI, papa emeritus”, dos días después de recibir el mensaje del matutino. “No hay ni la más mínima duda sobre la validez de mi renuncia al ministerio petrino”, precisó Benedicto XVI, subrayando que la “única condición de la validez es la plena libertad de la decisión. Especulaciones sobre la no validez de la renuncia son, simplemente, absurdas”.

Benedicto XVI fue electo Papa el 19 de abril del 2005 tras el fallecimiento de Juan Pablo II y anunció su renuncia al Pontificado el 11 de febrero del 2013, aunque se hizo efectiva recién el día 28 de ese mes, dando paso a la elección del actual pontífice Francisco, el argentino Jorge Bergoglio.

Luego volvió sobre los acontecimientos que precedieron al histórico gesto del Papa alemán. En la misiva a La Stampa, que tiene al pie su firma autógrafa en diminuta caligrafía, Benedicto XVI también respondió sobre el significado de su vestimenta blanca y el nombre papal.

“El mantenimiento del traje blanco y del nombre Benedicto es simplemente algo práctico. En el momento de la renuncia no había a disposición otra ropa. Por otra parte, llevo el traje blanco de modo claramente distinto al del Papa”, explicó.