Iglesia al día

" El Tiempo de la Creación es un tiempo para renovar nuestra relación con el Creador y con toda su maravillosa obra, la naturaleza, por medio de la celebración, la conversión y el compromiso. "
Tiempo de la Creación

La Iglesia en los medios Emulando al Jubilar nació el Liceo Providencia

EL OBSERVADOR |

Comenzará en marzo de 2014; apostará al apoyo y a incluir a familias

En marzo de 2014 un cuarto liceo privado de acceso gratuito en zona de contexto crítico abrirá sus puertas en Montevideo. Providencia estará en Casabó (Cerro Oeste) e intentará reproducir el modelo y los buenos resultados educativos obtenidos por el Liceo Jubilar de Casavalle.

Providencia arrancará sus cursos con un cupo máximo de 60 alumnos distribuidos en dos grupos de primer año. A partir de entonces prevé sumar un curso nuevo por año hasta completar Ciclo Básico. Así es que para 2017 tiene previsto brindar atención a unos 180 estudiantes.

Las inscripciones para el año que viene se abrirán a fines de setiembre y estarán destinadas a quienes vivan en el barrio, en un contexto de vulnerabilidad social y asistan a una escuela de la zona.

Laura Voituret, directora de desarrollo institucional del Centro Educativo Providencia, catalogó el proyecto como “un sueño”.

“Hace cuatro años que venimos trabajando en este proyecto. El liceo surge de un sueño en común con las familias de los chicos, que también conversamos mucho con las escuelas y liceos de la zona, con los que tratamos de trabajar interinstitucionalmente”, expresó a El Observador.

La semilla

El liceo Providencia tiene su semilla en un merendero escolar que se instaló en el barrio en 1995, dirigido por un grupo de voluntarios del Movimiento Apostólico de Schoenstatt (movimiento católico).

La iniciativa sumó enseguida el apoyo de madres del barrio, tanto que una de ellas ofreció su casa para instalar el merendero. En aquel momento se atendía a unos 15 niños.

La donación de un primer container permitió trasladar el merendero y comenzar con clases de apoyo para los niños. En aquel entonces, “básicamente hacían los deberes”, contó Voituret. La iniciativa fue creciendo y con el paso de los años obligó a ampliar el espacio.

En 1999 con “una gran esfuerzo” y el apoyo de donaciones se compró un terreno en Estados Unidos y Camino Cibils, donde al cabo de dos años se logró comenzar a construir el Centro Educativo Providencia.

Actualmente este incluye un club de niños, donde se atiende a 110 escolares, y un centro juvenil, al que asisten 60 adolescentes. Tanto unos como otros concurren a sus escuelas y liceos respectivos en la mañana y en el contraturno acuden al centro. Allí se les ofrece apoyo pedagógico especializado a través de talleres (inglés , arte, deportes, informática y empresas juveniles).

“Nuestro objetivo es acompañar el proceso educativo de los niños, brindarles herramientas para que puedan culminar el Ciclo Básico, pero además que adquieran competencias para su vida social, afectiva, profesional”, explicó Voituret. “La idea es que no solo aprendan, si no que disfruten de aprender”, agregó.

El liceo

Luego de conversar la iniciativa de un liceo durante varios años, en 2102 el centro presentó el proyecto en un concurso de becas de la embajada de Japón y obtuvo el apoyo para financiar la ampliación del centro juvenil y convertirlo en liceo, agregando dos nuevas aulas.

La propuesta educativa de Providencia incluirá nueve años: seis del club de niños (apoyo de 1º a 6º de Primaria), el liceo de Ciclo Básico y acompañamiento en Bachillerato a través del centro juvenil.

El liceo será de doble horario. Si bien, el centro todavía trabaja en la propuesta pedagógica, la idea general es que en la mañana se dicten los contenidos curriculares y en la tarde se brinden talleres, clases de apoyo y acompañamiento pedagógico. Como lo hacen hoy en el centro, los alumnos recibirán también varias comidas.

“Después de tantos años, hoy el sueño se hizo realidad”, remató la directora.

Los cuatro

Liceo Jubilar

El Jubilar fue el primer liceo privado de acceso gratuito. Es una iniciativa de la Arquidiócesis de Montevideo, que comenzó a funcionar en 2002 en el barrio Casavalle. Hoy en día atiende a más de 200 adolescentes de la zona y es reconocido por sus excelentes resultados educativos (repetición, 3% y deserción, 0%).

En la mañana los alumnos tienen clases curriculares y en la tarde asisten a talleres de diversas temáticas.

Liceo Impulso

Es un el centro educativo promovido por la Fundación Impulso. Inició sus cursos en marzo de 2013 con alumnos de primer año. A diferencia del Jubilar es laico. Hoy cuenta con 100 alumnos y los resultados del primer semestre son positivos. En marzo el 38% de los alumnos no superó una prueba básica de cálculo y a mitad de año, los alumnos que no lo hicieron fueron solo un 3%. La idea es abrir en 2015 otro liceo similar en el mismo barrio.

Liceo Católico del Cerro

Es otra iniciativa de la Arquidiócesis de Montevideo, que comenzó en marzo de este año. Cuenta con 50 alumnos de primer año divididos en dos grupos de 25. La principal diferencia con los otros tres es que los alumnos deben aportar una cuota mínima por mes, aunque se pueden acceder a becas parciales. Además no se ubica en contexto crítico. Está pensado para un barrio obrero y trabaja también en la inclusión de las familias.

Liceo Providencia

Es una propuesta de la Asociación Civil Providencia, que abrirá sus puertas en marzo de 2014. Comenzará con dos grupos de primer año y el cupo máximo es para 60 alumnos. El liceo será de ciclo básico como los otros tres. A esto se le suma el Club de niños y el Centro Juvenil del Centro Educativo Providencia, que funcionan en el barrio desde hace varios años. En 2017 piensa llegar a los 180 alumnos.