Iglesia al día

" “Todos somos discípulos misioneros en salida” "
I Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe

Noticeu Embajador uruguayo ante la Santa Sede considera “indispensable” la formación en el campo de la familia

embajadores

 

La Presidencia del CELAM se reunió el lunes 16 de mayo con los Embajadores de América Latina ante la Santa Sede, a quienes se les presentó los aspectos medulares de la Exhortación del Papa “Amoris Laetitia”. En la reunión, celebrada en el Auditorio de la Pontificia Comisión para América Latina-CAL, el embajador de Uruguay, Francisco José Ottonelli, planteó como ïndispensable¨ una formación “más explícita y sistemática en el campo de la familia, ojalá propiciada por los organismos competentes de la Santa Sede”.

Los miembros de la Presidencia del CELAM que participaron en este foro en Roma fueron el Cardenal Rubén Salazar Gómez, Arzobispo de Bogotá, Presidente de este organismo; Monseñor Carlos Collazzi, Obispo de Mercedes, Uruguay, Primer Vicepresidente; el Cardenal José Luis Lacunza Maestrojuan, Obispo de David, Panamá, Presidente del Consejo de Asuntos Económicos; Monseñor Juan Espinoza Jiménez, Obispo Auxiliar de Morelia, México, Secretario General; y el Padre Leonidas Ortiz, de la Diócesis de Garzón, Colombia, Secretario Adjunto.

En la mesa de la Presidencia, además del Cardenal Rubén Salazar y de Monseñor Carlos Collazzi, se encontraba el Dr. Guzmán Carriquiri, Vicepresidente de la CAL, quien coordinó la sesión académica con los Embajadores.

El Presidente del CELAM, abrió la reunión con una intervención sobre la vocación de la familia en la Iglesia y en la sociedad, a la luz de la Exhortación postsinodal Amoris Laetitia. Presentó como núcleo central del documento el amor en la vida familiar, fundamentado en el capítulo trece de la primera carta de San Pablo a los Corintios. Luego, explicitó los ocho ejes temáticos de la exhortación: el eje fontal, la Palabra de Dios; el eje de realidad, los desafíos que debe afrontar la familia en nuestros tiempos; el eje vocacional, que corresponde al designio de Dios sobre la familia; el eje pastoral, que implica el anuncio del Evangelio de la familia, la celebración en el hogar y la proyección social; el eje pedagógico orientado a descubrir a la familia como un escenario de formación integral y, especialmente, de educación en la fe; el eje de acompañamiento de la familia en las diversas épocas de su vida, ayudándole a discernir las situaciones difíciles, dentro de la lógica de la misericordia pastoral; y el eje de la espiritualidad matrimonial y familiar que tenga en cuenta el cuidado, el consuelo y el estímulo.

LA VOZ DE LOS EMBAJADORES

El embajador de Uruguay, Francisco José Ottonelli, agradeció la ponencia del Cardenal Salazar y anotó que es indispensable una formación más explícita y sistemática en este campo de la familia, ojalá propiciada por los organismos competentes de la Santa Sede.

El embajador de Argentina, Rogelio Pfirter, afirmó que este documento del Papa Francisco le da un importante fundamento ético y espiritual a la familia; y precisó que su país está trabajando en la línea de fortalecer una legislación que proteja a la familia.

El delegado diplomático de Honduras, Iván Céspedes, propuso que la difusión y profundización de la exhortación se haga a través de las Universidades Católicas y de inspiración cristiana e hizo un llamado para que la Federación Internacional de Universidades Católicas se vincularan a este proceso; además, sugirió que el mismo CELAM promueva el análisis de documentos sobre la familia a nivel académico.

El embajador de Venezuela, Germán José Mundaraín Hernández, manifestó su preocupación por el elevado índice de separaciones, de divorcios y de niños y niñas nacidos fuera del matrimonio. Manifestó su deseo de que este tipo de conversatorios se continúen con el cuerpo diplomático.

El embajador de Paraguay, Esteban Kriskovich, dio testimonio de la firmeza que tuvo el gobierno de su país, defendiendo la vida de un niño por nacer, en contra de todas las presiones que recibía la joven madre de organizaciones locales e internacionales. Destacó igualmente que la labor del CELAM tiene que potenciarse, siendo muy conscientes de su fortaleza continental.

El embajador de Colombia, Guillermo León Escobar, expresó que es necesario comenzar por leer la exhortación y preguntarSE cómo construiR puentes de diálogo entre las diferentes concepciones que hay sobre la familia, incluyendo también a grupos de otras denominaciones religiosas. Finalmente afirmó que la familia tiene un enemigo común: ciertas personas en las Naciones Unidas.  Y, “si no peleamos juntos, nos van a colgar por separado”.

La embajadora de Perú, Elvira Velásquez Rivas-Plata, destacó el valor de la exhortación como una importante contribución a los debates nacionales sobre la familia; y agradeció el enfoque de misericordia. Esto abre caminos y líneas de trabajo en los distintos foros.

Para concluir la ronda con los diplomáticos, el embajador de Brasil, Denis Fontes de Souza Pinto, expresó que las grandes crisis que se presentan en nuestras sociedades son crisis éticas, de valores, casi siempre relacionadas con el tema de la familia. Por eso, es necesario revisar los conceptos y pre-conceptos sobre la familia en los ámbitos académicos para visualizar el importante papel de la familia en la vida social.

Por parte de los Oficiales latinoamericanos que trabajan en organismos de la Santa Sede, intervino el P. José Guillermo Gutiérrez, sacerdote mexicano del Pontificio Consejo para la Familia, quien ofreció los servicios de este organismo para proporcionar una información amplia y actualizada sobre el tema de la familia; e informó que en el mes de noviembre de 2016 se realizará un encuentro con institutos sobre la Familia en América Latina y El Caribe.

Por parte de los Rectores de Colegios Latinoamericanos con sede en Roma, intervino el Padre Armando Flores Navarro, Rector del Colegio Pontificio Mexicano, quien agradeció al Cardenal la ponencia, destacando el liderazgo del CELAM en una visión contextualizada de la familia, a la luz de Amoris Laetitia.

El encuentro terminó con brindis de honor, ofrecido por la Pontificia Comisión para América Latina.

En base a la crónica publicada en http://www.celam.org/detalle.php?id=MTczNw==