Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El violinista tiembla de los nervios y reza cada noche

EL OBSERVADOR | 

Gabriel Mota dice que cada noche, antes de dormirse, rezó por su gran estreno de hoy. Nunca ha estado ante un papa y la emoción lo embarga. “Estoy muy nervioso”, contó a la AFP este violinista de 16 años, miembro de la orquesta juvenil del santuario que estará a cargo de la música en la misa de hoy.

“Tocar para el papa es muy emocionante. Tengo ansiedad y cada noche rezo para que todo salga bien”, añadió.

El papa recorrerá poco más de dos kilómetros en el papamóvil semidescubierto entre el santuario y el seminario Bom Jesus, donde descansará y almorzará después de la misa en la basílica, a la que se prevé la asistencia de 15 mil personas.

Otras 200 mil son esperadas en todo el recinto, donde grandes pantallas transmitirán la ceremonia litúrgica. Unos 5.000 militares y policías estarán a cargo de la seguridad.

En el trayecto en papamóvil, Francisco pasará por calles recién asfaltadas, con nuevas señales y una que otra mano de pintura. A lo ancho, colgando desde los edificios, grandes carteles van a saludarlo.

“Decimos que el papa es el mejor alcalde que podemos tener: ¡en menos de una semana consiguió que se arreglara el asfalto!”, bromea María Elena de Oliveira, empleada de una farmacia en la avenida por donde pasará el pontífice.

Pero Francisco, a quien muchos llaman el “papa de los pobres” por su discurso de fuerte contenido social y sus gestos de humildad en momentos en que la Iglesia Católica está en crisis, probablemente no verá en su recorrido que otras calles siguen en mal estado, que hay basura acumulada en las esquinas y muchas casas humildes están a medio construir.