Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios Él va a la iglesia, ella a la sinagoga

EL PAÍS |

Con religiones distintas, pero los mismos valores

Ambos son jóvenes; ella judía y él, supernumerario del Opus Dei. Están casados y felices, aunque no imaginaban este presente.

Ella lo conoció cuando le daba clases particulares de Economía. Un día de semana, después de una clase, él le dijo que se iba a misa y ella se sorprendió. “Era una de las primeras veces que escuchaba que alguien iba a misa entre semana”, contó, y prefirió mantener en reserva sus nombres.

“Me caía muy bien pero pensaba que era muy diferente a mí. Soy judía, siempre fui la más practicante de mi familia y en las celebraciones importantes trato de ir a la sinagoga”, contó.

En un cumpleaños, él la sacó a bailar y la invitó a salir. Ella le respondió que lo de ellos no podía ser. Pero a las 7:00 am del otro día, él le escribió diciéndole que quería verla, y de tarde le dijo que quería salir con ella, quería que fuera su novia y hasta habló del casamiento. Quedó claro que nadie se convertiría. Ella le dijo que si eran tan diferentes, se iban a separar, “segura” de que eso pasaría. Pero no fue así.

“Tuvimos y tenemos muchas discusiones filosóficas y la mayoría de las veces coincidimos porque tenemos los mismos valores, de los Diez Mandamientos”, contó la joven. “En la vida cotidiana, las diferencias son que él va a misa todos los días que puede, y siempre los domingos, y yo voy a la sinagoga solo en las celebraciones. La religión tiene un papel central en su vida pero no en la mía. Los dos respetamos mucho lo que cree el otro”. Las familias los apoyaron. “Siempre me trataron bárbaro en su casa y en la mía lo adoran. Saben que no es lo más fácil que gente de dos religiones se unan pero al vernos juntos también notan que hay mucho amor y por eso somos felices”, dijo.