Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El presidente Mujica se unió a la Jornada de oración por la Patria convocada por los obispos

1175

AICA |

http://www.aica.org/14546-el-presidente-mujica-se-unio-la-jornada-de-oracion-por.html

Montevideo (Uruguay) (AICA): Este domingo 12 de octubre, la arquidiócesis de Montevideo, al igual que todas las diócesis del país, celebraron una “Jornada de oración por la Patria y los futuros gobernantes”. En el marco de esta Jornada, asistieron a la catedral metropolitana para compartir un momento de oración junto al arzobispo de Montevideo, monseñor Daniel Sturla, el presidente de la República, José Mujica, el candidato a la presidencia del Partido Independiente, el Ministro de Educación y Cultura, Ricardo Ehrlich y el diputado nacionalista Javier García así como representantes de las religiones judía, musulmana, cristiana y afroumbandista.

Imprimir Enviar por mail | Comparte:
Este domingo 12 de octubre, la arquidiócesis de Montevideo, al igual que todas las diócesis del país, celebró una “Jornada de oración por la Patria y los futuros gobernantes”. En el marco de esta Jornada, asistieron a la catedral metropolitana para compartir un momento de oración junto al arzobispo de Montevideo, monseñor Daniel Sturla, el presidente de la República, José Mujica, el candidato a la presidencia del Partido Independiente, el Ministro de Educación y Cultura, Ricardo Ehrlich y el diputado nacionalista Javier García así como representantes de las religiones judía, musulmana, cristiana y afroumbandista.

El arzobispo de Montevideo dirigió unas palabras ante una catedral colmada y explicó que le pareció oportuno que en Montevideo esta invitación se concretara “en una celebración abierta a las diversas expresiones religiosas de nuestra ciudad para que, rezando a Dios desde la fe de cada uno, diéramos un signo de unidad y de paz en nuestra patria”.

Monseñor Sturla destacó que “nuestra historia sabe de encuentros y desencuentros entre orientales, pero apostamos por la paz y la sana convivencia en la sociedad plural que conformamos”. Recordó, en este sentido, que en la propia catedral metropolitana se encuentran la pila bautismal de José Gervasio Artigas así como los restos de los héroes Juan Antonio Lavalleja y Fructuoso Rivera, quienes “fueron amigos, compadres, pero también durante muchos años adversarios y enemigos”.

El arzobispo de Montevideo aseveró que “la nuestra es una patria de cercanías, una comunidad espiritual y no sólo física, fue casa acogedora para nuestros antepasados y lo sigue siendo hoy en día. Las diversas denominaciones religiosas, en este suelo, convivimos en paz y en el respeto mutuo y somos forjadores, con los no creyentes, de este Uruguay que queremos”.

No obstante, admitió que “siempre está en el corazón humano la tendencia a la discriminación, a la intolerancia, a considerar al que piensa distinto un enemigo” pero –sostuvo- “frente a ello está nuestra responsabilidad delante de Dios y de los hombres de ser artífices de paz”.

“Este es el espíritu que queremos preservar entre nosotros. Sabemos que la paz, la convivencia armoniosa en una sociedad, no es algo adquirido para siempre sino que se trata de una construcción diaria, a veces trabajosa, donde la justicia y el perdón, el mirar al otro, al distinto, como un hermano, nos enaltece, nos hace crecer como seres humanos”, subrayó monseñor Sturla.

Al culminar su alocución, el arzobispo invitó a los presentes a “elevar nuestro corazón y nuestra mente a Dios, desde la fe de cada uno, o adentrarnos en nuestra propia conciencia, rezando o pensando en nuestra patria, en nuestra gente, de un modo especial en nuestros niños y en nuestros viejos”.

Luego de estas palabras del Arzobispo hubo cantos, se encendieron velas por parte de los representantes de las distintas religiones y se propició un tiempo de silencio para la oración personal.+