Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El Parlamento será sede de congreso umbandista

LA REPÚBLICA |

El Parlamento nacional será sede del segundo congreso umbandista del Mercosur a llevarse a cabo el próximo 30 de noviembre. Ya lo fue en el pasado mes de diciembre de 2011.

El ámbito legislativo para este evento fue obtenido tras la gestión del diputado del Nuevo Espacio, Horacio Yanes.

El encuentro internacional cuenta además con la declaración de “interés cultural” del Ministerio de Educación y Cultura (resolución 50/47).

El diputado Yanes, que no profesa esta religión, mantiene sin embargo una estrecha relación con el organizador del congreso, Enrique Made, que es además una de las cabezas del “centro de intercambio cultural y religioso 13 de mayo”.

“Claro que hay dirigentes políticos umbandistas, el punto es que no conviene decir públicamente quién profesa esta religión; pasa lo mismo con otros profesionales”, sostuvo Made a LA REPÚBLICA.

El religioso contó que cuando en el Parlamento nacional se aprobó la ley de protección animal, “muchos políticos tuvieron en cuenta nuestra práctica religiosa y abrieron una brecha para que no quedáramos fuera de ley cuando faenamos animales en el marco de nuestras ofrendas”. Made aclaró que los animales que sacrifican “luego los comemos y la sangre no la tiramos en un desagüe, sino que la volcamos a la tierra”.

Oficialmente hay en Uruguay unos 15.000 umbandistas, cifra que Made no cree cierta. “Acá hay entre 70.000 y 80.000 uruguayos de esta religión”, aseguró. Esperan congregar en este evento, a realizarse en el Palacio Legislativo, a unos 150 congresales y cerca de 500 invitados de los países del Mercosur, incluido Paraguay.

La umbanda llegó a nuestro país en el año 1940 de la mano de Hipólita Osorio de Lima, más conocida como “Mae Teta”, que la introdujo por el departamento de Rivera donde se fundó el primer centro religioso que se conoce.