Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El Papa visitó favela y habló ante multitud

EL PAÍS |

UN MILLÓN Y MEDIO DE PERSONAS LO RECIBIÓ EN LA PLAYA PESE A LA LLUVIA

El Papa Francisco reclamó “un mundo más justo y solidario” al visitar ayer una favela y por la noche habló ante un millón y medio de personas en la playa de Copacabana, en una intensa jornada misionera en Río de Janeiro.

Una multitud, en la cual había cientos de miles de jóvenes de los cinco continentes, se reunió anoche en Copacabana para dar la bienvenida oficial al Papa a la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), a la que asisten muchachos de 190 países.

En un ambiente festivo y desafiando el mal tiempo reinante, con una lluvia que no daba tregua, los jóvenes acogieron al Papa como a una estrella del pop, entre cánticos, vivas y con miles de banderas de sus países de origen. La asistencia a la playa fue estimada en un millón y medio de personas por la agencia ANSA y medios de prensa.

Desde un enorme estrado armado sobre la arena, Francisco destacó el gran número de jóvenes: “¡Son ustedes tantos! Llegados de todos los continentes, distantes, a veces no solo geográficamente, sino también desde el punto de vista existencial, cultural, social, humano. Pero hoy están aquí, o más bien, hoy estamos aquí, juntos, unidos para compartir la fe y la alegría del encuentro con Cristo, de ser sus discípulos”, manifestó.

El Santo Padre señaló que en estos días Río se ha convertido en el centro de la Iglesia, “en su corazón vivo y joven, porque ustedes han respondido con generosidad y entusiasmo a la invitación que Jesús les ha hecho a estar con él, a ser sus amigos”.

“Hoy he venido a confirmarles en esta fe, la fe en Cristo vivo que habita en ustedes, pero he venido también para ser confirmado por el entusiasmo de su fe. Les saludo a todos con gran afecto. A los aquí presentes y a los que nos siguen en todo el mundo a través de la radio, la televisión e internet. A todos les digo: ¡Bienvenidos a esta gran fiesta de la fe!”, dijo.

Papamovil 

Francisco, el “Papa de los pobres”, fue aclamado por cientos de miles de personas al recorrer en papamóvil descubierto la rambla que bordea Copacabana.

Al igual que en sus anteriores paseos en papamóvil, el primer Papa latinoamericano de la historia rompió el protocolo y se mostró llano y accesible: estrechó manos, besó niños, cambió su solideo (el casquete de seda blanco), por el que le entregó un fiel, y hasta tomó un mate que le ofrecieron.

Favela.

Por la mañana, Francisco visitó la empobrecida favela carioca de Varginha, donde reclamó la inclusión social de los más desposeídos y urgió a los jóvenes a no desanimarse por la corrupción, tras las masivas manifestaciones que sacudieron recientemente Brasil.

El Papa afirmó que la “pacificación” de las barriadas pobres de Río de Janeiro, emprendida por el Estado para arrebatar su control a narcotraficantes y milicias parapoliciales, no durará si la sociedad brasileña margina a sus pobres, y pidió a los gobernantes trabajar “por un mundo más justo y más solidario”.

“Ningún esfuerzo de `pacificación` será duradero, ni habrá armonía y felicidad para una sociedad que ignora, que margina y abandona en la periferia una parte de sí misma”, dijo el papa al visitar esta favela de la zona norte de Río, “pacificada” hace menos de un año, donde fue aclamado por miles de personas pese a la lluvia y el frío.

“Una sociedad así, simplemente se empobrece a sí misma; más aun, pierde algo que es esencial para ella”, añadió desde el techo de una casa precaria ubicada frente al enlodado campo de fútbol de la favela, donde se apiñaban unas 25.000 personas.

Francisco caminó por las calles de Varginha entre miles de personas exultantes, saludándolos y conversando con ellos, se puso un collar de flores que le regalaron, bendijo el nuevo altar de la humilde iglesia, aún en construcción, y entró en una casa donde viven siete personas de varias generaciones.

“Vecinos de Varginha, ustedes no están solos, la Iglesia está con ustedes, el Papa está con ustedes, los llevo en mi corazón” afirmó.

Muchos habitantes de Varginha se quejaron de que las autoridades no han aprovechado la oportunidad de la visita del Papa para llevar mejoras a esta barriada de viviendas precarias. Un vecino dijo que apenas una calle del lugar fue asfaltada para permitir el ingreso de la comitiva papal.

Cambios.

La lluvia obligó a anular una vigilia de jóvenes y a transferir la misa de clausura de la JMJ de un terreno baldío a 60 km del centro de Río a la playa de Copacabana, anunció ayer la organización. “Debido a las condiciones climáticas, los eventos programados para el Campus Fidei en Guaratiba serán realizados en la playa de Copacabana”, se indicó en un comunicado.

La peregrinación de 13 km de mañana y la vigilia en el Campus Fidei, un terreno baldío de 300 hectáreas en Guaratiba, en la zona oeste de la ciudad, fueron canceladas.

“A diferencia de lo que ocurriría en el Campus Fidei, donde los participantes pasarían toda la noche en vigilia, en Copacabana la programación terminará con una oración con el papa Francisco” mañana de noche, indicó el texto.

Atendiendo un pedido del pontífice, el alcalde de Río envió a una monja una canasta con una docena de huevos para ser colocada a los pies de Santa Clara, pidiendo que el tiempo mejore.

La llegada del pontífice a Brasil el lunes pasado coincidió con una ola de frío y lluvia en el sureste de Brasil, con bajas temperaturas históricas y nieve en más de 130 ciudades. Tres personas murieron a raíz del frío.

A los argentinos: “armen lío”

Río de Janeiro. El papa Francisco espera que los jóvenes “armen lío”, “lío en las diócesis” y que saquen a la Iglesia a la calle, según dijo ayer durante un encuentro con los miles de argentinos que concurrieron a la Jornada Mundial de la Juventud.

“Quiero que se salga a la calle a armar lío, quiero lío en las diócesis, quiero que se salga fuera, quiero que la iglesia salga a la calle, quiero que nos defendamos de todo lo que es mundanidad, comodidad, clericalismo, de lo que es estar encerrados en nosotros mismos”, afirmó Francisco. El para argentino señaló que las parroquias, los colegios, las instituciones son para salir, “ya que si no se sale se convierten en una ONG y la Iglesia no puede ser una ONG”.

“Que me perdonen los obispos y los curas si algunos de los jóvenes les pueden armar líos, pero ese es mi consejo”, añadió, en ese ambiente festivo. Francisco denunció la exclusión social que sufren tanto los jóvenes como los ancianos. “Pienso que esta civilización mundial se pasó de rosca”, señaló.

Bendijo banderas olímpicas

El papa Francisco bendijo ayer las banderas de los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro, en una ceremonia en la que recibió las llaves de la ciudad y a la cual asistieron deportistas como el exastro del fútbol Zico y el exbasquetbolista Oscar Schmidt. “Recen por mí”, pidió el pontífice con una sonrisa a los cientos de personas que lo recibieron bajo la lluvia en el Palacio de la Ciudad.

Vea las imágenes de las palabras de Francisco.

http://www.elpais.com.uy/mundo/papa-francisco-visito-favela-multitud.html