Iglesia al día

" Me alegra que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del Tiempo de la Creación 2020 sea 'Jubileo de la Tierra', precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra "
Papa Francisco

La Iglesia en los medios El Papa puso como ejemplo a Pablo VI

EL PAÍS 1

El papa Francisco proclamó ayer beato a Pablo VI durante una misa multitudinaria en la Plaza de San Pedro, en la que recordó cómo el pontífice que concluyó el Concilio Vaticano II “condujo a la Iglesia con sabiduría y visión de futuro”.

Con la beatificación, Francisco encabezó el cierre de un encuentro de obispos católicos que dejó en evidencia profundas divisiones en torno a asuntos como la homosexualidad y el divorcio. El Papa, justamente, afirmó que la Iglesia católica no debería temerle a los cambios ni a los nuevos desafíos.

El pontífice recordó durante la ceremonia que Pablo VI guió a la Iglesia en medio de una “sociedad secularizada y hostil”.

El italiano Giovanni Battista Montini, Papa entre 1963 y 1978 y autor de la controvertida encíclica Humanae Vitae, que zanjó toda apertura a la píldora anticonceptiva, gobernó la Iglesia en medio de las grandes “revoluciones” y transformaciones de los años 60.
Símbolos

El papa emérito Benedicto XVI, que renunció al trono de Pedro en 2013, asistió a la misa en primera fila, al lado de numerosos cardenales y obispos de todo el mundo, en un gesto de unión y apoyo al Papa argentino, en un momento delicado para su pontificado.

Junto al altar se expuso durante toda la ceremonia como reliquia la camiseta ensangrentada del atentado que sufrió Pablo VI en 1970, cuando un pintor boliviano le hirió con dos puñaladas a su llegada al aeropuerto de Manila.

La ceremonia de beatificación fue programada como clausura del primer sínodo de obispos convocado por Francisco, marcado por las fuertes divisiones entre conservadores y progresistas ante las reformas y cambios que Francisco propone.

Francisco recordó durante su alocución que Pablo VI escribió que el sínodo serviría para “adaptar los métodos de apostolado a las múltiples necesidades nuestro tiempo y a las nuevas condiciones de la sociedad”.

“Contemplando a este gran Papa, a este cristiano comprometido, a este apóstol incansable, ante Dios hoy no podemos más que decir una palabra tan sencilla como sincera e importante: Gracias”, continuó.

Con palabras claras y directas, Francisco reivindicó ante la jerarquía de la Iglesia que asistía a la ceremonia que “Jesús no tiene miedo a las novedades, por eso continuamente nos sorprende llevándonos por caminos nuevos e imprevisibles. Nos renueva, nos hace siempre nuevos”, dijo.

El santo padre habló también de los cambios que está impulsando dentro de la Iglesia, al recordar que el sínodo de obispos “ha sido una gran experiencia” porque “renueva sin cesar a la Iglesia, llamada a hacerse cargo de las heridas abiertas y devolver la esperanza a tantas personas que la han perdido”, subrayó.
El primero.

Pablo VI fue el “primer” pontífice en muchas cosas: el primero en viajar en avión para llegar a tierras lejanas (India, Uganda, Colombia, Filipinas, Australia); el primero, 50 años atrás, en visitar Tierra Santa, con el histórico abrazo al patriarca ortodoxo Atenagora, celebrado por otra parte este mismo año por Francisco y Bartolomeo en el mismo lugar.

Fue también el primero en visitar los cinco continentes y el primero en hablar ante la ONU, desde donde lanzó su grito “no más guerra”.

“Papa Montini”, como suele ser llamado en Italia, llega a la gloria de los altares tras la aprobación en mayo pasado de un milagro por medio de su intercesión, la curación excepcional de un feto que nació sin problemas en Estados Unidos.

Después de la canonización en abril de los papas Juan XXIII (1958-1963) y Juan Pablo II (1978-2005), Francisco proclama beato, primer paso para la canonización, a otro pontífice del siglo XX.

El diálogo con las otras religiones, la justicia social, el concepto del norte desarrollado y sur subdesarrollado, el acercamiento a los países comunistas del este de Europa, el aprecio a los artistas y no creyentes, las audiencias de los miércoles o la reforma de la Curia, han sido cambios que impulsó Pablo VI durante su papado.

El argentino Francisco se formó bajo el pontificado de Pablo VI, ya que tenía entre 26 y 41 años. Por lo tanto, vivió de cerca esa etapa tempestuosa para la vida de la Iglesia, en particular en América Latina, por la influencia de la teología de la liberación, el marxismo y los curas guerrilleros.

Fue por otra parte el padre de las Jornadas Mundiales por la Paz, que se celebran al comienzo de cada año, y quien despojó al papado de signos exteriores de soberanía, eliminando la “silla gestatoria” o renunciando a la tiara papal, puesta por él mismo en venta para ayudar a los necesitados, gestos que aparecen en sintonía con los de Francisco.

Pablo VI apoyó el “aggiornamento” y modernización de la Iglesia. También a la “defensa de la vida humana”, con su criticadísimo rechazo a la píldora anticonceptiva.

Para los tradicionalistas recalcitrantes del movimiento lefebvriano, que abandonaron la Iglesia como protesta por el Concilio Vaticano II, Pablo VI introdujo el “liberalismo doctrinal” y cometió graves errores al impulsar el ecumenismo.

Del otro lado, los progresistas del movimiento “Somos Iglesia” recuerdan que con la encíclica “Humanae Vitae” la Iglesia perdió toda credibilidad al entrometerse en la sexualidad.
Benedicto en defensa de Francisco

El papa emérito Benedicto XVI rechazó con firmeza las presiones de los cardenales conservadores que le pidieron maniobrar contra la política de apertura del papa Francisco en el sínodo sobre la familia, reveló ayer el diario italiano La Repubblica.

Desde su dimisión en febrero de 2013, Joseph Ratzinger reside en un antiguo monasterio en el Vaticano, donde recibe a sus allegados y vive dedicado a la oración, la lectura y la escritura.

Según fuentes citadas por el diario italiano, el Papa emérito respondió a los cardenales que fueron a verlo en secreto para protestar contra la política de Francisco: “Yo no soy el Papa, no se dirijan a mí”.

Y amistosamente le envió un mensaje al pontífice argentino para ofrecerle su ayuda teológica, en la que es un referente.

“Cuando habla Benedicto XVI, siempre es para apoyar a Francisco”, destacaron estos “atentos observadores” citados por La Repubblica.

El alemán, conservador en lo doctrinal, se niega a que lo utilicen contra su sucesor, según señala el diario.

Después de que un borrador del documento final del sínodo fuera publicado el lunes, obispos conservadores intentaron cambiar las referencias a las personas homosexuales, a la vida en pareja fuera del matrimonio y al divorcio, diciendo que generarían confusión entre los fieles y amenazaría con socavar a la familia tradicional.

Durante la última sesión de trabajo del sínodo, el papa Francisco dijo a los obispos que deberían estar atentos a la “rigidez hostil” de ciertas doctrinas conservadoras y a la “buena voluntad destructiva” de aquellos que buscan cambios a toda costa.

El documento final del sínodo propone acoger “con respeto y delicadeza” a los homosexuales y acompañar a los divorciados.

La “Relatio Synodi”, el texto aprobado el sábado punto por punto por los “padres sinodales”, aquellos obispos y cardenales con derecho al voto, fue divulgado por petición de Francisco, quien también autorizó a publicar cuántos votos tuvo cada párrafo, una señal de transparencia destacada por los medios italianos.