Iglesia al día

" En este tiempo de pandemia, que dejó sin efecto o en suspenso tantos proyectos personales y colectivos... damos, en primer lugar, gracias a Dios por todo lo bueno que hizo surgir en los corazones de hombres y mujeres de nuestra tierra. En todo ello encontramos motivos de esperanza. "
Mirando con Dios este tiempo

La Iglesia en los medios El papa Francisco canonizará a la “más pobre entre los pobres”

EL OBSERVADOR |

Galardonada. La madre Teresa de Calcuta fue premio Nobel de la Paz en 1979

La madre Teresa de Calcuta será proclamada santa en setiembre de 2016, en el que será uno de los eventos más significativos del Jubileo extraordinario que el papa Francisco ha querido dedicar a la misericordia, de la que la monja de origen albanés era un gran ejemplo. El Vaticano anunció ayer que el papa Francisco reconoció un segundo milagro atribuido a la madre Teresa de Calcuta, la curación de un brasileño.

El papa Juan Pablo II, gran admirador de la labor de la madre Teresa de Calcuta, fue quien en diciembre 2002 aceleró el proceso de beatificación de la monja al promulgar en una misma sesión los decretos por los que se reconocían las virtudes heroicas y un milagro por la intercesión de la religiosa.

Y ayer por la tarde, tras 13 años más de proceso de canonización, Francisco firmó el decreto en el que se reconocía el milagro para la canonización de Teresa de Calcuta.

También Francisco había conocido a la monja, premio Nobel de la Paz en 1979, durante el Sínodo de 1994, y en su viaje en setiembre de 2014 a Albania relató: “Estaba sentada justo detrás de mí durante los trabajos. Admiré su fuerza, la decisión de sus intervenciones, sin dejarse impresionar por la asamblea de los obispos. Decía lo que quería decir”.

Al papa, que ha pedido una Iglesia para los pobres y que ha decidido celebrar un Año Santo sobre la misericordia, no podía olvidarse de hacer santa a la madre Teresa, que como solía repetir siempre “se ocupaba de los más pobres entre los pobres”.

La fundadora de la Congregación de las Misioneras de las Caridad (1910-1997) dedicó su vida a los más necesitados en Calcuta y envió a sus hermanas a abrir centros de acogida para parados, dispensarios y comedores en todos los rincones del mundo.

La fecha de la canonización de la beata Teresa de Calcuta será comunicada por el papa en febrero, durante el próximo Consistorio ordinario (asamblea con la presencia de cardenales), pero todo indica que la fecha en la que la monja de origen albanés subirá a los altares será el 4 de setiembre de 2016, el domingo más cercano al 5 de setiembre, fecha en la que murió en 1997.

El milagro

El supuesto milagro que llevará a una premio Nobel a los altares de la Iglesia católica es el que se produjo en 2008 en un hombre brasileño, que estaba en fase terminal por graves problemas cerebrales y salvó su vida después de que su mujer pidiera la intercesión de la beata.

Al regresar al quirófano, según recoge el diario Avvenire, quien primero informó ayer de esta noticia, el doctor se encontró al paciente sentado, asintomático, despierto, perfectamente consciente y preguntándose qué hacía ahí.

El médico explicó durante la fase de estudio de este supuesto milagro que no había visto “nunca un caso como este” y que todos los pacientes similares que había tratado en sus 17 años de profesión habían fallecido.

La madre Teresa, que se llamaba Gonxha Bojaxhiu, fue proclamada beata el 19 de octubre de 2003 en una ceremonia multitudinaria en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

El milagro aprobado en aquella ocasión fue la supuesta “curación inexplicable” de una mujer india de religión animista, Mónica Bersa, de 34 años, que padecía un tumor en el abdomen del que sanó en 1998.

Su entierro en Calcuta el 5 de setiembre de 1997 fue un acontecimiento nacional en la India, millones de pobres acompañaron su cadáver por las calles de la ciudad y al funeral acudieron también gobernantes de todo el mundo.

Felicidad colmada

Su congregación dijo estar “colmada” de felicidad por el anuncio, y agradecida con el papa. Sunita Kumar, portavoz de la congregación y muy cercana a la madre Teresa, explicó que para la monja albanesa la mejor forma de servir a Dios era servir a los pobres.

“Leía la Biblia, por supuesto, pero su principal compromiso era con los pobres”, dijo la hermana Kumar. “Miren el trabajo que hizo, no se tomó un día de vacaciones ni de descanso”. (Agencias) l

Renunció el ministro de Hacienda brasileño
crisis. El ministro brasileño de Hacienda, Joaquim Levy, renunció ayer a su cargo y confirmó así los rumores que apuntaban a su salida del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, en medio de la crisis económica y política en el país, informaron fuentes oficiales.

La cartera será ocupada por el actual ministro de Planificación, Nelson Barbosa, anunció la estatal Agencia Brasil citando fuentes de la Presidencia.

Levy se había negado a confirmar en rueda de prensa su dimisión, aunque confesó que siente una cierta “decepción” del Ejecutivo y del Parlamento por la “falta de respaldo” a algunas medidas que propuso para ajustar las cuentas públicas y recortar el gasto.

Las especulaciones de que Levy, un economista ortodoxo, habría acordado su desvinculación del gobierno se sentían en el retroceso de la bolsa de San Pablo.

La situación de Levy se fragilizó a medida que la crisis política agudizó el deterioro económico, sobre todo luego de que se abrió un proceso de impeachment contra Rousseff, acusada de aprobar gastos sin autorización del Congreso y financiar al Tesoro con préstamos de entidades públicas, algo prohibido por la ley.

En el interín, la séptima economía del mundo entró en una espiral recesiva y creció dentro del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) la resistencia al programa de ajuste con el que Levy busca reencaminar la economía, tras un ciclo en que Brasil creció poco o nada.

El jueves, el Congreso aprobó el presupuesto 2016 con una modesta proyección de ahorro fiscal de 0,5% del PIB, menos de lo que pretendía el ministro y una nueva derrota para su programa después de que en 2015 la meta primaria fuera reducida cinco veces, pasando de un superávit de 1,2% a un déficit que podría llegar al 2%.

Levy, un exfuncionario del FMI de 54 años, formado en Estados Unidos y amigo de los mercados, había llegado al gobierno de Rousseff en enero de 2015, anunciando tiempos de austeridad para la mayor economía de América Latina, que se estaba desmoronando.

Su misión era casi imposible: ajustar el cinturón de las finanzas de Brasil sin tocar los programas que han beneficiado a los más pobres en los últimos 13 años de gobierno del PT, como prometió la mandataria. Esta política le granjeó enemigos tanto en la izquierda como en la derecha. (AFP y EFE) l